+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LA OPINIÓN DE ALFONSO HERNÁNDEZ

El rocanrol de Cristian

 

Cristian en una acción del partido. - LA LIGA123

Alfonso Hernández Alfonso Hernández
10/02/2019

A este paso, los tatuadores de Zaragoza van a tener trabajo del bueno por insistencia. También los sacerdotes en los bautizos y los funcionarios en el registro civil. El nombre de Cristian se va a repetir por la piel y el corazón de la capital aragonesa en las próximas décadas. Un tipo normal, que se toma la vida viéndola pasar, va entrar en el salón de la fama del club y de la ciudad y pocos recordarán que las hazañas de este argentino que vieron en primera persona se produjeron en Segunda, en una de las etapas más oscuras de la historia de la institución. En estos casos de catarsis, habrá quien proponga que lo coloquen, todavía en vida, entre los trofeos. O que sea pregonero vitalicio de las Fiestas del Pilar sin bajarse un solo día del año del balcón del ayuntamiento. Lo que está haciendo partido a partido no es de este mundo. La temporada pasada lanzó al equipo junto a Borja Iglesias hacia la promoción y en el actual, lo ha sacado de una crisis muy grave que amenazaba con un futuro terrible. Él solo, casi sin ayuda. Dirán los académicos --y así suele ser-- que las victorias en deportes de grupo se han de valorar y enjuiciar como fruto del trabajo colectivo. Después de su actuación estelar en el Anxo Carro, suma de otras del mismo nivel o parecido, se puede asegurar que, como buen héroe, va por libre. Principalmente porque le dejan a la intemperie otros compañeros muy terrenales, dependientes de que el arquero lave y cure sus heridas.

El Real Zaragoza se impuso al Lugo en un encuentro de camisa de fuerza. Un manicomio absoluto donde se sucedieron errores de todo tipo, sobre todo defensivos, aspecto que ni Víctor Fernández puede solucionar porque es una tara conceptual, no algo que se cambie con entrenamientos a puerta cerrada ni con charlas didácticas. Concesiones de espacios en zonas prohibitivas; pérdidas absurdas; despejes de mala gana... Se compensó la verbena porque el Lugo disputa la misma competición y, por lo tanto, sus líneas de seguridad las salta un caniche. Por esa orgía de demenciales decisiones a las que Álvaro Vázquez no pudo poner remedio inmediato al límite del descanso con un penalti desperdiciado, Cristian Álvarez apareció una y otra vez para evitar la catástrofe. Detuvo por dos veces el balón mientras Guitián cometía pena máxima y, solo o en compañía ante el peligro, dedicó un recital para observale de nuevo en una butaca con cara perpetua de admiración. Como se disfrutan de las obras de arte.

En el alambre de fuego, el rosarino reapareció con el 1-1 en el marcador. Como los grandes rockeros, en el cierre del espectáculo y con todas las luces posadas en su figura, el partido le pidió otro bis, otra composición, un nuevo reto malabarista para salvar al Real Zaragoza de la derrota. Y así lo hizo: detuvo un torpedo y adivinó la dirección de la metralla de Manu Barreiro tras el despeje. En la siguiente jugada, Guitián firmó la remontada que había comenzado Linares en un choque alucinógeno, de pesadillas constantes. El conjunto aragonés ganaba con Cristian Álvarez sosteniendo el mástil de la guitarra; autor de la letra y música de la canción que iba para triste balada y acabó en himno a la alegría, en rocanrol trepidante. Su nombre es el auténtico sinónimo de milagro.

   
3 Comentarios
03

Por Filadelfia 11:53 - 10.02.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Como siempre los artículos de Alfonso Hernández son un ejemplo de análisis y certeza de lo acontecido. Cristian efectivamente ayer rizó el rizo de la genialidad. Bendita suerte tener un jugador así que resuelve las pifias infantiles de sus compañeros. Un consejo, aunque a toro pasado es fácil, ayer no le debían haber dejado tirar el penalti a alquien con una moral por los suelos tras haber fallado lo infallable.

02

Por Norman 11:01 - 10.02.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

A este paso hablar de Cristian significará hablar de uno de los tres mejores porteros (sino el mejor) de la historia del Zaragoza. La cantidad de partidos que nos ha salvado y en consecuencia la cantidad de puntos que nos ha dado en estas dos últimas temporadas así lo demuestran. Si hablasemos de baloncesto, su camiseta colgaría un día del techo de la tribuna de la Romareda. Asi que muchas gracias Cristian, vas a ser leyenda de este equipo. Si consigues que ascendamos a primera contigo ya será de orgasmo deportivo.

01

Por Don Minervo 10:41 - 10.02.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Lo de Cristian no es de este mundo, sin palabras. La noche de Alvaro Vázquez no sabría decir si es de este mundo o no.