+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La segunda línea roja

Entre todos los mediapuntas del Real Zaragoza suman menos goles (7) que Álvaro (8), aunque Papu es el segundo con menos minutos de la plantilla. Pombo consigue un tanto cada ocho partidos

 

Pombo, durante el partido ante el Albacete en La Romareda. - ÁNGEL DE CASTRO

J. OTO
14/03/2019

El Real Zaragoza tiene un serio problema con el gol que se agudiza cuando Álvaro Vázquez, su referencia ofensiva, no está en el campo. Así lo dicen los números y así lo viene advirtiendo Víctor Fernández, que ha pregonado a los cuatro vientos tanto la importancia de su máximo artillero como la necesidad de que la segunda línea del equipo aporte más. «Tienen absoluta libertad para llegar al área rival. No puedo focalizar la atención en el especialista y hay que repartir responsabilidades entre los de segunda línea porque llegamos muchas veces al área», advirtió ya antes del partido ante el Almería (1-2 en La Romareda).

Pero la realidad es que entre los cuatro mediapuntas de la plantilla –Pombo, Papu, Soro y Pep Biel– han marcado menos goles (7) que los que acumula Álvaro (8), si bien solo en el caso de Pombo su participación ha sido constante durante toda la temporada.

Así, el canterano ha marcado tres goles hasta ahora y del último –el del empate ante el Extremadura en el estreno de Víctor– han pasado ya casi tres meses. Los otros dos los anotó en la primera jornada frente al Rayo Majadahonda (2-1)– y al Mallorca (2-2) a mediados de noviembre. Todos ellos, además del que también endosó al Deportivo en la eliminatoria de Copa del Rey, los ha logrado en La Romareda. Fuera de casa aún no se ha estrenado.

Pombo marca un gol cada 752 minutos, es decir, necesita algo más de ocho partidos para anotar, lo que supone prácticamente el doble de los que requiere Soro, que ha marcado dos goles –en Oviedo (0-4) y ante el Rayo en Majadahonda (2-2)– en 863 minutos –un tanto cada 4,7 choques–.

Pep Biel, por su parte, ha tenido una participación menor. En los 577 minutos que ha disputado ha conseguido un gol –en Tarragona (1-3)–, al igual que Papu. Las continuas y enigmáticas ausencias del georgiano, que apenas ha participado en nueve encuentros con 281 minutos en total, le han llevado a anotar un único gol –al Extremadura (2-1)– aunque también marcó en Copa ante el Deportivo. Es el segundo jugador de campo con menos participación, solo por delante del recién llegado Linares. La pasada campaña logró siete goles.

El otro delantero

Esa escasa aportación de la segunda línea está lastrando a un Zaragoza que echa de menos más goles desde la mediapunta. Aunque también por parte de otro delantero que no está encontrando el camino hacia el marco contrario: Marc Gual. El catalán apenas ha celebrado dos tantos –en Albacete (2-2) y en casa frente al Mallorca (2-2)– a pesar de que ha disputado 1.467 minutos ya. Es decir, Gual necesita más de ocho partidos para marcar cuando el club confiaba en que entre él y Álvaro sumaran los goles marcados la pasada temporada por Borja. Linares, fichado en el mercado invernal, suma un gol –en Lugo (1-2)–en 211 minutos. Medina, que volvió a su país en enero, ni siquiera se estrenó.

Solo Álvaro está cumpliendo. El catalán logra un gol cada 2,2 encuentros –ha anotado ocho en 1.619 minutos–, y cada cinco remates (ha realizado 44). Sin embargo, sus problemas con las lesiones suponen un serio revés.