+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

Soro sigue en el gimnasio y tiene muy difícil jugar el sábado

Guti, con un golpe en el gemelo, se probará hoy pero apunta a poder llegar

 

Soro sigue en el gimnasio y tiene muy difícil jugar el sábado -

J. O. / S.V.
09/05/2019

Soro tiene cada vez más difícil jugar el sábado ante el Extremadura. El canterano volvió a ejercitarse ayer en el gimnasio para recuperarse del esguince de tobillo que sufrió en Córdoba, aunque lo más probable es que hoy se reincorpore ya al grupo y realice con él las dos sesiones antes de que la expedición blanquilla emprenda viaje mañana. Mientras, Guti sufrió un golpe en un gemelo ayer. Es una zona delicada y hoy se probará para ver la evolución del dolor, pero la confianza es que pueda estar ante el Extremadura.

Tampoco hubo noticias de Lasure, a pesar de que el lateral llevó a cabo parte de la sesión del martes con el grupo y se ejercitó en el gimnasio. En su caso, todo apunta a que no será de la partida el sábado y que Víctor no podrá contar con él, al menos, hasta el duelo de la próxima jornada en La Romareda ante el Sporting. Para entonces podría estar disponible Dorado, que sigue recuperándose de la rotura de fibras en el sóleo que sufrió en Mallorca.

De este modo, la única nota positiva de la jornada la protagonizó Alberto Benito, que volvió a realizar gran parte de la sesión con sus compañeros. El catalán, que no juega desde el 16 de marzo tras haber recaído en una rotura de fibras, tampoco tiene excesivas opciones de formar parte de la lista de convocados. Por eso, Delmás seguirá acompañando a Verdasca y Nieto en la línea defensiva. En Almendralejo, el cuarto integrante de la retaguardia será Álex Muñoz siempre que no prospere el recurso presentado por el Zaragoza a la quinta amarilla que Guitián vio el pasado sábado ante el Deportivo.

Otra de las principales noticias que deparó el entrenamiento de ayer fue la charla previa de Víctor Fernández a la plantilla, a la que se dirigió en su vestuario durante unos veinte minutos.