+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

LA CONTRACRÓNICA DE JORGE OTO

Entre todos lo mataron

Las batallas internas en el club destrozan a un Zaragoza preso del egocentrismo y la insolidaridad arriba y abajo. La dirección deportiva deja cada vez más solo a Víctor, cuyo mensaje pierde peso en el vestuario

 

Guti pugna con Manu García por un balón. - ÁNGEL GONZÁLEZ / LA NUEVA ESPAÑA

J. OTO
27/10/2019

Nada queda ya de aquel Zaragoza aguerrido, fiable y capaz que obligó a soñar con escapar de una vez del maldito infierno. Primero se quedó sin entrañas y luego se le paró el corazón víctima de diversas patologías, todas ellas graves. Solo queda su cuerpo inerte sobre la hierba. Un alma en pena que deambula con cadenas y grilletes en los tobillos camino de ninguna parte. El Zaragoza se ha ido. Otra vez.

El desplome es colectivo. En realidad, lo que el equipo muestra allá abajo es el fiel reflejo de lo que sucede por arriba, donde nadie da la cara por nadie. El egoísmo y la insolidaridad continúan presidiendo un club en el que se suele mirar al de al lado a la hora de repartir responsabilidades. A eso ha quedado ya relegado también un equipo en el que todo se ha erosionado. Incluso la fe en el mensaje de su entrenador, cuyo discurso ya no cala tanto entre unos jugadores incapaces de encontrar explicación a algunas decisiones de Víctor, cuya defensa a ultranza de los nombres por encima de los hombres ha hecho daño en el vestuario.

Víctor no se esconde y dejó claro el viernes que tiene claro que la mejor forma de recuperar a pilares básicos como James o Kagawa pasa por mantenerlos en el once. «Su recuperación pasa por la mejoría del rendimiento colectivo», vino a decir el técnico. O sea, que es el equipo el que debe tirar de los futbolistas llamados a tirar del equipo. Mal asunto. Ayer, el japonés firmó su enésimo partido ridículo. No fue el único, pero sí el más sonado. Kagawa llegó para liderar al Zaragoza y apenas ha ofrecido un par de destellos. Se le agotan las coartadas.

Víctor, en su peor momento, está tocado. Y la dirección deportiva contribuye poco a reparar las grietas en el vestuario. En este tipo de situaciones, la unidad es una premisa básica para salir adelante, pero, hasta ahora, nadie ha alzado la voz en la caseta para pregonar a los cuatro vientos la defensa a ultranza del entrenador. Al menos, no de forma contundente. El respaldo se precisa cuando vienen mal dadas. Y el Zaragoza está sumido en una crisis galopante.

Claro que la falta de sintonía entre dirección deportiva y entrenador parece evidente. Mensajes y mensajeros conforman un fuego cruzado en el que se inventan cazas de brujas, se niegan batallas internas y se enmascaran en discrepancias lógicas entre estamentos. El técnico insiste en reclamar los refuerzos que ya se le negaron en verano, pero no viene nadie. Tan cierto es que al Zaragoza le faltan jugadores como que la gestión de lo que hay viene siendo errónea desde hace tiempo. El desplome, dicho está, es colectivo. Por supuesto, también de los jugadores. La caída en barrena va más allá de la pérdida de Dwamena, cuya suplencia era exigida por muchas de las voces que ahora lo añoran. La indolencia y el egocentrismo ganan peso sobre el terreno de juego al mismo ritmo que se esfuma la solidaridad y el sacrificio. El mal, pues, es genérico y afecta a todo el club.

Así que se impone, de una vez, programar una terapia de grupo en la que se digan las cosas claras a la cara. Y, sobre todo, desplegar una unidad verdadera, no postiza. Hay tiempo, pero el Zaragoza está muerto porque entre todos lo han matado. Su deber es revivirlo. Juntos. 

 
 
3 Comentarios
03

Por chepet 23:06 - 27.10.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Yo estoy teniendo una reacción emocional jamás detectada en mi. He sufrido toda mi vida, por cierto ya bastante larga y dilatada, las derrotas con un mal estado general durante bastante tiempo y las victorias me han dado una felicidad inmensa también. En estos momentos las derrotas ya prácticamente no me afectan. Al final han conseguido matar mi ilusión.

02

Por Norman 21:37 - 27.10.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Totalmente de acuerdo con el artículo de J. Oto, desde la primera hasta la última letra.

01

Por Alejandro 20:49 - 27.10.2019

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Tan claro está el asunto que de no tomar las riendas,determinada persona del consejo que parecía que vino a profesionalizar el Club, la solución será algo inconcebible hace 2 meses y tendrá que darle a toda la masa social que en tromba cambió dinero por esperanza una explicación junto con el director de todo esto que hizo el bochorno la pretemporada pasada con el tema pubis para acabar rematando lo esta con el tema hay plantilla suficiente. Me parece que no saben a qué juego están jugando ni con quién..

Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla