+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

REPORTAJE

El Artico se funde

  •  
  •  

    REUTERSREUTERS 09/11/2004

    El Artico se funde. Las temperaturas en el polo Norte están subiendo el doble que en el resto del mundo, lo que amenaza no sólo la flora y fauna del propio Artico, sino que tendrá consecuencias para el resto del mundo, como una subida aún más pronunciada del nivel del mar a causa del deshielo.

    La Evaluación del Impacto del Clima Artico (ACIA), un estudio realizado por 250 científicos y supervisado por ocho países que lindan con el Artico (EEUU, Canadá, Rusia, Dinamarca, Islandia, Suecia, Noruega y Finlandia), hizo sonar ayer nuevamente la alarma sobre los efectos preocupantes del calentamiento global. El informe fue presentado en el inicio del simposio sobre los cambios en el clima del Artico en Reikiavik.

    Emanación de gases

    "El clima del Artico está calentándose con rapidez y se esperan cambios aún mayores en el futuro", alerta el estudio, que prevé una subida de la temperatura en la zona polar de entre 4 y 7 grados para los próximos 100 años. La subida es más grande en el Artico porque el agua y tierra oscuras, que absorben más calor, ocupan el lugar del hielo y nieve blancos, que reflejan la luz solar.

    Las consecuencias negativas del calentamiento del polo norte y sus alrededores son casi incontables, todas a raíz de la paulatina desaparición de hielo y glaciares. Así, a finales de siglo, el hielo que, de momento, se mantiene en el mar durante los meses de verano habrá desaparecido por completo. Ya se ha perdido en los últimos 30 años entre un 15% y 20% de este hielo de verano, algo que sufren sobre todo los osos polares. "La reducción de hielo en el mar limitará el hábitat marino de osos polares, focas que viven en zonas polares y algunas aves marinas, empujando algunas especies a la extinción", dicen los científicos.

    Otros animales amenazados serán los renos y búhos polares, ya que su hábitat será invadido por especies que llegan desde zonas más cálidas. Donde ahora pastan los renos, en el futuro podría haber ganadería; donde ahora hay tundras, en un siglo habrá árboles y más vegetación; y donde ahora hay un ambiente fresco y seco, habrá más humedad y calor que atraerá insectos y enfermedades desconocidas más allá del círculo polar.

    "El protocolo de Kioto para la reducción de emisión de gases ha sido sólo un primer paso, pero este estudio demuestra que Kioto no es suficiente. Hay que reducir más", añadió Knut Hareide, ministro de Medio Ambiente noruego.

     
     
    Escribe tu comentario

    Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
    Accede con tu cuenta o regístrate.

    Recordarme

    Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

    Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla