+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

REPORTAJE

La Atlántida, en Huelva

  •  
  •  

    EL PERIODICOEL PERIODICO 08/06/2004

    Ni en las Canarias, ni en la isla de Santorín, ni en el estrecho de Gibraltar. Ahora resulta que la Atlántida, la mítica ciudad que citaron Platón y otros autores clásicos, estuvo ubicada en las marismas del Guadalquivir, concretamente en lo que hoy es el término de Hinojos (Huelva). Esto es al menos lo que sugiere un equipo de científicos de la Universidad de Wuppertal (Alemania) en un artículo publicado en la edición electrónica de la revista Antiquity.

    Según informó ayer la BBC, varias fotografías hechas por satélite de la zona, conocida como la marisma de Hinojos --en el parque de Doñana--, han puesto al descubierto unas estructuras que coinciden con las descripciones de Platón. El científico Rainer Kühne explica que la palabra "isla" que empleó el filósofo para referirse a la Atlántida debería entenderse simplemente como "zona costera". Se trataría de una franja de litoral que quedó sumergida entre 800 y 500 años antes de Cristo por una gran inundación. De acuerdo con Platón, la Atlántida sería un poco más vieja, del 1.200 antes de Cristo.

    Entre las fotos de la marisma destacan dos estructuras rectangulares y los restos de varios anillos concéntricos a su alrededor, tal y como indicó el filósofo griego. "Platón habló de una isla de 925 metros de diámetro que estaba rodeada por varias estructuras circulares, anillos concéntricos, algunos de tierra y otros de agua", explicó Kühne.

    Los científicos, no obstante, han observado que el tamaño de la "isla" y sus anillos son algo más grandes que los descritos por el filósofo griego, aunque tienen dos explicaciones: una es simplemente que Platón calculó mal y subestimó el tamaño de la Atlántida; la otra es que la antigua unidad de medida griega era, en realidad, un 20% mayor de lo que se creía por aquel entonces. Si esta última explicación es cierta, uno de los rectángulos de la "isla" tiene exactamente las mismas dimensiones que el templo de Poseidón del que habla Platón.