+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EL FUTURO DEL PLANETA

Bruselas lanza el gran pacto verde con el que quiere transformar Europa

La Comisión Europea propondrá este miércoles elevar al menos al 50% el objetivo de reducción de emisiones de CO2 para 2030. El objetivo de Ursula von der Leyen es movilizar 100.000 millones durante los próximos siete años

 

Acto de protesta de Greenpeace en la cumbre del clima de Madrid, este martes. - JOSÉ LUIS ROCA

SILVIA MARTINEZ
10/12/2019

Ursula von der Leyen cumplirá este miércoles su primera gran promesa como presidenta de la Comisión Europea con la presentación en sus primeros 100 días de mandato de la nueva hoja de ruta con la que pretende hacer realidad una de las grandes prioridades políticas de los próximos cinco años: un Pacto Verde con el que lograr la neutralidad climática en Europa para 2050, que siente las bases para una Europa más limpia, saludable, ecológica y sostenible, y que ayude a transformar radicalmente el modelo económico del continente.

La experiencia humana demuestra que cualquier gran cambio en la sociedad tarda una generación. Se tardan 2 ciclos de inversiones en tenerlo en su sitio. Así que, si en los próximos 5 años promulgamos toda la legislación, la próxima generación tendrá tiempo para que todo funcione, anticipaba hace unos días el vicepresidente y responsable del llamado Green Deal, Frans Timmermans, advirtiendo que no actuar también costará una fortuna. "El cambio climático no va a parar porque le digamos que pare. No podemos permitirnos quedarnos a la zaga. Si no queremos que nadie se quede a la zaga hay que asumir la realidad", arengaba.

La hoja de ruta, a la que ha tenido acceso EL PERIÓDICO, plantea abordar esta transformación desde diez ámbitos, con objetivos de recorte de emisiones más ambiciosos que los pactados para 2030, con una inyección de inversiones públicas y privadas para luchar contra el cambio climático y que no deje a nadie atrás, con una nueva batería de medidas para preservar los recursos naturales y la biodiversidad y con la neutralidad climática como punto de partida. Aunque la propuesta legislativa sobre la neutralidad no llegará hasta el mes de marzo, von der Leyen ha querido aprovechar el escaparate que supone la Cumbre del Clima de Madrid para avanzar las grandes líneas de su visión, que presentará este miércoles ante un pleno extraordinario del Parlamento Europeo y que espera reciba un día después el aval de los Jefes de Estado y de Gobierno de la UE en el Consejo Europeo de este 12 y 13 de diciembre.

UN FONDO DE TRANSICIÓN JUSTA

Sin dinero, sin embargo, el cambio se antoja complicado y la Comisión Europea es consciente de ello. Según sus estimaciones, las inversiones anuales necesarias para cumplir con los objetivos en 2030 suman los 180.000 millones aunque no todas las regiones ni países parten de la misma situación. Debemos reconocer y respetar que no todos tenemos el mismo punto de partida. Todos compartimos la misma ambición pero algunos pueden necesitar un apoyo más personalizado que otros para llegar, sostiene von der Leyen. Este es el caso de países como Hungría, Polonia y la República checa que ya bloquearon en junio pasado (y también en octubre) el compromiso de los 28 con la neutralidad climática debido al elevado coste que consideran tendrá para sus arcas la transición hacia energías más limpias.

Para convencer a estos y otros países con dudas la Comisión Europea propondrá, un Fondo Europeo de Transición dotado de 5.000 millones de euros, al que se sumarán otros 5.000 millones de los fondos regionales así como 1.500 millones en garantías. Todo ello servirá para movilizar 35.000 millones de euros que esperan sirvan de catalizador para captar inversiones privadas por 100.000 millones de euros durante el próximo marco presupuestario 2021-2027. Según el borrador, la propuesta podría llegar finalmente antes de que termine 2019.

UN RECORTE DE EMISIONES DEL 50%

El compromiso actual de la UE recoge un recorte de emisiones de CO2 del 40% para el año 2030. La alemana quiere pisar el acelerador y aumentar el grado de ambición para elevar el objetivo de reducción al menos hasta el 50% y hacia un 55%. La propuesta legislativa, según el borrador que tiene previsto aprobar este miércoles el colegio de comisarios, no llegará sin embargo hasta el mes de octubre con lo que, según denunciaba hace unas semanas la organización Greenpeace, la UE no tendrá tiempo de presentar un nuevo objetivo durante la COP26 de Glasgow que tendrá lugar en noviembre.

Entre los nuevos planes de Bruselas en este terreno destaca la revisión para junio de 2021 de todas las medidas legislativas con un impacto potencial en este terreno. La Comisión Europea presentará, por ejemplo, una propuesta para revisar el mecanismo de comercio de emisiones con vistas a incluir sectores que hasta ahora han quedado al margen, como el transporte marítimo o suprimir los permisos asignados a las aerolíneas (junio de 2021). Von der Leyen también ha anunciado una tasa al carbono en frontera acorde con las reglas de la Organización Mundial del Comercio, que comenzaría a aplicarse a unos pocos sectores y que iría extendiéndose gradualmente. Además, se comprometerán a revisar la directiva sobre la fiscalidad de la energía (junio de 2021), tal y como le han pedido los ministros de economía y finanzas de la UE, a hacer una evaluación de los planes de energía y clima nacionales (octubre de 2020), a revisar el reglamento sobre redes transeuropeas de energía, aumentar los puntos de carga para los vehículos eléctricos y a proponer estándares de emisiones contaminantes más exigentes para los vehículos con motor de combustión.

EL NUEVO PAPEL DEL BEI

El Fondo de transición justa no será , sin embargo, suficiente. Serán necesarios miles de millones de euros para convertir a Europa en el primer continente que absorba todas las emisiones que emite y Bruselas espera contar para esta tarea con el Banco Europeo de Inversiones. El 25% de los préstamos que destina la entidad actualmente ya están destinados a proyectos relacionados con el clima. El objetivo es incrementar esa cuota al 50% para 2025 y elevar también la tasa de cofinanciación en los países más afectados del 50 al 75%.

Además, el BEI ha decidido dejar de financiar proyectos con combustibles fósiles. No está en nuestra denominación pero ya somos el banco climático y llevamos siéndolo desde hace décadas, defendía hace unos días ante la Eurocámara el presidente del BEI, Werner Hoyer., que se ha comprometido a movilizar un 1 billón de euros durante la próxima década entorno a esta gran prioridad. Las políticas climáticas no son acciones caritativas, son oportunidades para avanzar y el banco quiere trabajar para hacer realidad esa ambición de pacto verde, sostiene. En este ámbito la Comisión Europea, según recoge la hoja de ruta, también tiene previsto presentar un plan de acción sobre financiación verde durante el tercer trimestre de 2020 y revisar las reglas sobre ayudas de estado para medio ambiente y energía.

PROTEGER LA BIODIVERSIDAD Y LOS RECURSOS

Otra gran pata de la nueva estrategia incluirá la protección de la biodiversidad, la seguridad alimentaria y la lucha contra la deforestación porque necesitamos cambiar la forma en la que producimos, consumimos y comerciamos. En este ámbito, von der Leyen se compromete a presentar una nueva estrategia sobre biodiversidad, otra para fomentar una alimentación sostenible con nuevos objetivos de reducción de pesticidas (50% para 2030) y medidas para potenciar las áreas rurales, una tercera para luchar contra la degradación medio ambiental y la contaminación, una nueva estrategia industrial para el mes marzo, un nuevo plan de acción para impulsar el uso sostenible de recursos a través de la economía circular y medidas más concretas como la revisión de los productos de la construcción, la adopción de criterios sostenibles para las baterías que se comercialicen en la UE y la renovación de edificios así como nuevos planes de acción contra la contaminación del aire, la contaminación industrial de las grandes instalaciones o la gestión de residuos.