+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

la enfermedad más temida

El cáncer empuja cada año a unos 25.000 enfermos hacia la pobreza

La situación es cruel para autónomos y parados que no cobran prestación

 

Preparación de tratamientos contra el cáncer en un hospital de Barcelona. - JOAN PUIG

EL PERIÓDICO
02/02/2018

Cerca de 25.000 personas con cáncer se encuentran cada año en riesgo de exclusión social a causa de la enfermedad, lo que supone casi un tercio (el 27,7 %) del total de diagnósticos en la población activa en España en el 2017. Son cifras que se extraen del estudio que ha realizado el Observatorio del Cáncer de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) sobre el impacto económico de la enfermedad en las familias de España.

El estudio refleja que la situación de exclusión social afecta a las familias que ven mermados sus ingresos por culpa de la aparición del cáncer, así como durante toda la enfermedad, «hasta niveles de extrema vulnerabilidad». La AECC recuerda que el cáncer es una de las patologías que requieren bajas laborales más largas, y como ejemplo expone que el tumor de mama es la segunda causa de incapacidad temporal de más de doce meses, tan solo superada por la patología lumbar.

El estudio analiza tres colectivos: los autónomos, los parados y los trabajadores con bajos ingresos. Así, indica que cada año unos 11.000 trabajadores por cuenta propia son diagnosticados de cáncer, de los que más del 80 %, al cotizar por la cuota mínima, tienen una prestación aproximada de 670 euros, a la que habría que restar la cuota mensual de 275 euros que tienen que seguir pagando, con lo que les queda un neto de 395 euros al mes.

La responsable de Trabajo Social de la AECC, Raquel del Castillo, afirma que quizá el colectivo de los autónomos «es uno de los más desprotegidos» porque en muchos casos los gastos de sus negocios «no se paran y corren el riesgo de tener una quiebra financiera». Y es que con 395 euros tienen que hacer frente también a los gastos diarios y a los generados por la enfermedad, que la AECC cuantifica en unos 150 euros de media.

Cada año se diagnostica de cáncer a 9.832 personas desempleadas, de las que más de la mitad (5.232) no cobra ninguna prestación económica, lo que significa que las familias que tienen bajos ingresos o ninguno se ven obligadas a decidir, por ejemplo, entre pagar las facturas o comprar medicinas. 3.700 de las personas que sufrían cáncer en el 2017 tenían un sueldo mensual inferior a 710 euros al mes, es decir, el salario mínimo interprofesional.