+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El choque entre Ciudadanos y el PSOE bloquea la ley de eutanasia

Los naranjas exigen sancionar antes el incumplimiento de los cuidados paliativos. Dos familias presentan 280.000 firmas para despenalizar la muerte asistida

 

Dos familias entregaron 273.000 firmas en el Congreso para la despenalizacion de la eutanasia. - JOSÉ LUIS ROCA

EL PERIÓDICO
12/02/2019

El grupo parlamentario socialista acusó ayer al PP y Ciudadanos de «bloquear» su ley de eutanasia prorrogando «sucesivamente» el plazo de enmiendas y pidió a la formación naranja que explique las razones de su veto cuando votó a favor de la toma en consideración de la misma.

Así lo manifestó el portavoz socialista de sanidad, Jesús María Fernández, después de que dos familias hayan entregado en el Congreso más de 280.000 firmas para pedir a los políticos que desbloqueen la ley y «no negocien con el dolor y el sufrimiento».Fernández, junto al presidente de la comisión de Sanidad, Patxi López, y el secretario general del grupo socialista, Rafael Simancas, arroparon a las familias en la entrega de firmas.

La proposición de ley de regulación de la eutanasia del grupo socialista fue tomada en consideración por el Pleno del Congreso el pasado 2 de julio, con el apoyo de todos los grupos salvo el PP, que presentó una enmienda a la totalidad, rechazada por el resto de partidos en el mes de octubre.

A partir de ese momento, la ley continuó su tramitación parlamentaria en la fase de enmiendas al articulado, que, según el portavoz socialista, «se va extendiendo semana a semana» por decisión del PP y Ciudadanos, a pesar de que la formación naranja se ha pronunciado dos veces a favor de la misma en el Pleno, ha incidido Fernández.

ALTERNATIVA

El portavoz de Cs rechazó que su grupo esté bloqueando la ley e insistió en que lo que quieren es ofrecer a los españoles «una alternativa entre el horror y el suicidio antes de entrar en el tema de la eutanasia» mediante su ley de muerte diga que se encuentra en tramitación en el Senado. Para ello, Cs pide a los socialistas que cambien de postura y anuncien su apoyo a que esta norma cuente con un régimen sancionador que garantice a los ciudadanos los derechos recogidos en la misma (sedación, cuidados paliativos, acompañamiento... etc). «Si garantizamos esto, nuestra postura es una. Si no lo garantizamos, nuestra postura es otra y nuestras enmiendas cambiarán», advirtió Igea, quien criticó que el PSOE utilice el dolor de las familias «para salir de un atolladero político», lo que, a su juicio, es «absolutamente repugnante».

De momento, dicen desde la formación naranja, primero se tiene que establecer «el terreno de juego». Es decir, cuando la ley de cuidados paliativos tenga vía libre, aunque sea sin sanciones, entonces Cs permitirá el debate sobre la eutanasia. El problema es que para entonces quizá España esté camino de las elecciones generales.

Cada día que la ley está bloqueada, Maribel Tellaetxe, enferma de alzhéimer desde hace 12 años, «suma un día más de sufrimiento», denunció uno de sus hijos, Daniel Asers, quien ha considerado que «no es justo» que se negocie con la ley y ha pedido a los partidos políticos que se desbloquee «cuanto antes mejor».

Sin querer entrar «en un juego político que no nos corresponde», David, otro de los hijos, dijo que la semana pasada se reunió con representantes del PP y de Cs y mientras que los primeros «no están por la eutanasia», Ciudadanos «tiene otros motivos».

Cuando todavía estaba en plenas facultades físicas y mentales y antes de que la enfermedad le arrebatara la memoria, Maribel firmó una declaración de últimas voluntades y manifestó personalmente a sus hijos su deseo de morir cuando ya no pudiera recordar sus nombres ni les reconociese.

Ese momento llegó y la familia de Maribel inició una campaña de recogida de firmas en Change.org solicitando la despenalización de la eutanasia, porque «todos debemos tener la posibilidad de decidir cuándo y cómo queremos marcharnos», señaló Daniel. «Mi madre decidió no vivir una vida desprovista de integridad y dignidad», finalizó.