+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Cinco claves de una muerte

Los primeros datos recogidos avalan la versión del accidente en la finca familiar de Totalán H «Julen cayó en el pozo como un cohete», aseguró ayer uno de los participantes en las labores de rescate

 

Los familiares de Julen, tras la noticia de la muerte del niño. - AFP / JORGE GUERRERO

L. RENDUELES / J. CAMACHO
27/01/2019

El rescate del cuerpo sin vida del pequeño Julen Roselló cierra un capítulo de su historia, pero la investigación de la Guardia Civil y la jueza encargada del caso, la titular del juzgado número 9 de Málaga, deberán averiguar la «causa final de ese trágico suceso», en palabras del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska. El ministro añadió que «buscamos respuestas en un tiempo lo más rápido posible, pero con todas las garantías». Respuestas para responder a algunos de los interrogantes que la investigación deberá despejar en el caso Julen.

1 ¿Cómo llegó a caer Julen al pozo?

Los primeros datos de la autopsia, según ha conocido este diario, concuerdan con la versión que ofrecieron los dos testigos directos del accidente: una prima y el padre de Julen. El niño habría caído al pequeño pozo abierto en la finca familiar, de apenas 25 centímetros de diámetro, con los brazos en alto, hacia arriba. Su cuerpo fue encontrado por sus rescatadores con la ropa totalmente arremnagada, algo perfectamente compatible con una caída vertical de 71 metros en esa posición. En palabras de uno de los participantes en las labores de rescate, el niño «cayó como un cohete» por el pozo.

2 Tras el accidente, ¿cuándo falleció el niño?

Los primeros datos apuntan que Julen murió el mismo día de su caída, el domingo 13 de enero, cuando disfrutaba de un día de campo con su familia en la finca de Totalán. Los resultados iniciales de la autopsia, pendientes de informes complementarios, coinciden con la declaración de su padre ante la Guardia Civil. A los agentes, José Roselló explicó que vio caer al niño, que metió el brazo hasta el hombro dentro del pozo para intentar rescatarlo y que entonces escuchó como lloraba. El padre relató que en ese momento le habló, entre otras cosas, de su hermano fallecido, y que luego, muy pronto, su hijo ya no respondía ni se le oía llorar.

La autopsia ha revelado, además, que el niño sufrió dos fracturas en la cabeza, una de ellas en la parte posterior del cráneo, además, el cuerpo sin vida de Julen presentaba multitud de traumatismos, roces, arañazos y erosiones, todos ellos compatibles con la hipótesis casi única de la investigación: que su caída se trató de un accidente.

3 ¿Qué formaba el tapón que complicó el rescate?

Primero se intentó rescatar a Julen succionando la tierra del propio pozo, pero esa labor se detuvo cuando se encontró un «tapón de arena». Los investigadores creen que la obstrucción se formó, por un lado, con las piedras y la tierra que Julen fue arrastrando durante su caída; además, creen que su padre y otros familiares pudieron echar tierra o piedras al agujero involuntariamente al intentar desesperadamente recuperar al crío tras la caída accidental.

Así que, el cuerpo de Julen acabó formando parte del tapón. Cuando la máquina que trataba de llegar hasta él succionó varios pelos del cróo, se decidió parar la búsqueda por ese sistema y se pasó a la idea de construir un túnel paralelo.

4 ¿Era legal la perforación en la finca?

No. El pozo no tenía los permisos necesarios para abrirse en busca de agua en la finca y, tal y como explicó el alcalde de Totalán, Miguel Escaño, se aprovecharon las fechas navideñas, con menor vigilancia, para hacerlo. El pocero aseguró que lo dejó bien sellado con una piedra, pero el padre ha contado que estaba de forma defectuosa. La investigación aclarará quién dice la verdad.

5 ¿Cuanto medía el agujero en el que se cayó Julen?

Inicialmente, el pozo superaba los 100 metros de profundidad, tal y como explicó el pocero. Pero después de que se comprobara que no había agua suficiente, una parte fue tapada, con lo que el pozo quedó cerrado entre los 71 y los 72 metros. La hipótesis que manejan los investigadores es que la familia de Julen no lo tapó de forma reglamentaria, sino que fue echando en el pozo escombros procedentes de la obra de una casa que iban a edificar en la parcela, cubriendo casi los últimos treinta metros del pozo. Así que Julen cayó y dio con el fondo útil del pozo, unos 71 metros.