+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

sentencia

Condenado a 66 años el violador en serie de Barcelona

Cumplirá a lo sumo 20 años y podrá pedir permisos desde los 5

 

Francisco Javier Corbacho. -

EL PERIÓDICO
20/01/2018

La Audiencia de Barcelona condenó ayer a 66 años y medio de cárcel a Francisco Javier Corbacho, conocido como el violador del Eixample, en Barcelona, por cuatro agresiones sexuales a mujeres entre los años 2004 y 2016. El reo cumplirá un máximo de 20 años y podrá pedir permisos de salida desde los cinco.

En su sentencia, la Audiencia de Barcelona da por probadas cuatro de las cinco violaciones de que la fiscalía acusaba al procesado, pero le absuelve de una quinta agresión a una mujer estadounidense, que regresó a su país sin que el juzgado le tomara declaración.

La sentencia condena al violador, que cuenta con un antecedente por abusos sexuales, por cuatro delitos de agresión sexual, tres de ellos con la agravante de reincidencia, y otros tres de robo con intimidación, y le obliga a indemnizar a las víctimas con 110.000 euros en total.

El condenado abordaba en la calle o en el portal de su casa a las víctimas, siempre mujeres jóvenes, a las que violaba y robaba sus pertenencias, amenazándolas con objetos punzantes, destornilladores o cuchillos.

La sala condena al violador a penas máximas por varios de los delitos que se le imputaban, al tener en cuenta la «especial reprochabilidad» de sus actos y la «reiteración». Sin embargo, la Audiencia rechazó la petición de las acusaciones de que se apliquen los beneficios penitenciarios al total de la pena impuesta al procesado -66 años- en vez de a los 20 que cumplirá de forma efectiva, y establece que a partir de cinco años entre rejas pueda solicitar permisos de salida, que siempre dependerán de que el centro penitenciario las autorice.

Tras recordar que las penas de prisión están orientadas «a la reeducación», la sala cree «intolerable» la petición de las acusaciones de que el procesado no pueda disfrutar de permisos hasta haber permanecido 17 años entre rejas, porque supondría negar «cualquier posible finalidad de reinserción social».