+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

informe de la agencia ambiental

La contaminación provoca cada año cerca de 400.000 muertes prematuras en la UE

Bruselas constata una "reducción significativa" de las emisiones contaminantes en Barcelona o Madrid por el confinamiento en primavera La Comisión Europea anuncia que reformará la directiva sobre la calidad del aire en el segundo semestre del 2022

 

Episodio de contaminación sobre la ciudad de Barcelona, el pasado 23 de octubre. - EFE / ALEJANDRO GARCÍA

SILVIA MARTINEZ
23/11/2020

Las restricciones impuestas para contener el covid-19 han tenido un impacto colateral positivo: la reducción de la contaminación del aire, la segunda gran preocupación medioambiental en la Unión Europea. Según el informe anual sobre calidad del aire, publicado este lunes por la Agencia Europea del Medioambiente (AEMA), las medidas de confinamiento han provocado una reducción del 60% de algunos contaminantes como consecuencia del parón registrado en el transporte por carretera, la aviación y el transporte marítimo internacional, particularmente en los países que adoptaron medidas más severas como Italia y España y ciudades como Barcelona o Madrid.

La capital condal, por ejemplo, registró una caída de las emisiones de dióxido de nitrógeno entre el 15 de marzo y el 30 de abril del 59%, del 54% Milán, del 49% Marsella, del 47% Madrid y Turín, del 39% Génova y del 37% Munich, según datos recabados gracias al programa espacial 'Conernicus'. Entendemos que es (algo) temporal y que no podemos mejorar la calidad del aire confinando ciudades, ha admitido este lunes el director ejecutivo de la agencia, Hans Bruyninckx. Reducir la contaminación es, sin embargo, una de las grandes asignaturas pendientes para el continente europeo. Pese a la mejora de la calidad del aire durante la última década, el número de muertes prematuras como consecuencia de los efectos de la contaminación atmosférica siguen siendo elevadas.

Según el último análisis de la AEMA, en base a datos procedentes de más de 4.000 estaciones de vigilancia de toda Europa en el 2018, hubo 379.000 muertes prematuras por la exposición a las partículas finas en la UE y el Reino Unido (417.000 en 41 países del continente), casi 54.000 debido al dióxido de nitrógeno y 19.400 al ozono troposférico. Se trata de cifras que la AEMA no suma para evitar posibles duplicaciones en el cálculo- inferiores a las registradas en 2017 en el caso de los dos primeros contaminantes pero un 25% superiores en el caso del ozono.

Muertes: un 54% menos

Pese a estos números, gracias a la mejora de la calidad del aire en el 2018 hubo unas 60.000 muertes prematuras menos que en 2009 (13% menos) a causa de las partículas finas mientras que en el caso del dióxido de nitrógeno la reducción fue aún mayor dado que disminuyeron un 54%, resultado según la Comisión Europea de la reducción de las emisiones desde el año 2000, especialmente del transporte o la energía frente a los progresos más limitados en campos como la agricultura.

Al igual que en el resto de países europeos, el principal causante contaminante de las muertes prematuras en España siguen siendo las partículas finas (23.000), seguidas del dióxido de nitrógeno (6.800) y el ozono troposférico (1.800). El país con el mayor número de muertes causadas por las particulas finas sigue siendo Alemania con 63.100 -9.200 por NO2 y 4.000 por O3-, seguido de Italia con 52.300 -10.400 por NO2 y 3.000 por O3-, de Polonia con 46.300 (1.900 por NO2 y 1.500 por O3)- de Francia con 33.100 -5.900 opr NO2 y 2.000 por O3-, del Reino Unido con 32.900 -6.000 or NO2 y 1.000 por O3- y de Rumanía con 25.000 (3.500 por NO2 y 730 por O3).

Reforma de la normativa europea

Según el informe, seis Estados miembros superaron el valor límite de la UE para partículas finas en 2018: Bulgaria, Croacia, República checa, Italia, Polonia y Rumanía. Mientras tanto, solo cuatro países Estonia, Finlandia, Irlanda e Islandia- registraron concentraciones de partículas finas por debajo de los valores guía más estrictos de la Organización Mundial de la Salud, aunque según recuerda Bruselas hay divergencias entre los límites legales de la calidad del aire de la UE y los valores de la OMS.

Es una buena noticia pero no podemos ignorar la parte negativa: el número de muertes prematuras en Europa sigue siendo demasiado elevado, ha avisado el comisario de medio ambiente, Virginijus Sinkevicius, que ha eludo apuntar con el dedo a los malos alumnos europeos. No hacemos clasificaciones de quienes son los peores o los mejores, ha zanjado anunciando la presentación de la reforma de la directiva sobre la calidad del aire en el segundo semestre del 2022.

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla