+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

el paciente

Diagnosticado a las 48 horas y aislado 3 meses

 

Derek, de 13 meses, ayer. -

02/04/2019

Derek nació en febrero del 2018 y 48 horas después de llegar al mundo se le diagnosticó la enfermedad del niño burbuja gracias a la prueba del talón. Una vez en el Vall d’Hebron, quedó ingresado en aislamiento durante tres meses para evitar posibles infecciones. El aislamiento se realizó en las habitaciones de la Unidad de Trasplante Pediátrico de progenitores hematopoyéticos. Durante este tiempo, Derek estuvo acompañado por sus madres, que debían entrar siguiendo unas rigurosas condiciones de higiene para evitar infecciones. Como explicó ayer la especialista Cristina Díaz de Heredia, «tras realizar los estudios pertinentes, se decidió que la mejor alternativa terapéutica en el caso del Derek era un trasplante de sangre de cordón umbilical». La sangre del cordón umbilical contiene un elevado número de células madre que pueden convertirse en células del sistema inmunitario en el receptor.

A los tres meses de vida, se le hizo el trasplante. Y tres semanas después, el niño fue dado de alta. En total, estuvo entre tres meses y medio y cuatro ingresado. «Durante los siguientes meses posteriores al trasplante, realizamos controles periódicos para evaluar su sistema inmunitario», señaló por su parte Pere Soler. Derek ya tiene 13 meses de vida, un sistema inmunitario normal y ya está curado de su enfermedad.

Sus madres, Nerea y Raquel, se mostraron ayer muy «agradecidas» hacia todo el equipo de Vall d’Hebron, quien también, aseguraron, las acompañó durante todo el proceso.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla