+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Salud

EE.UU. aprueba la comercialización del IQOS, cigarrillo electrónico con nicotina

La FDA comunicó esta controvertida decisión que fue cuestionada desde sectores médicos

 

Según la propia FDA, un total de 3,62 millones de estudiantes de secundaria en Estados Unidos consumían cigarrillos electrónicos. - EFE

EL PERIÓDICO
03/05/2019

La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) autorizó la comercialización del IQOS, de Philip Morris, un cigarrillo electrónico con nicotina que calienta el tabaco, una decisión que llega pese a los riesgos en la salud de los adolescentes sobre los que la propia FDA alertó.

La FDA comunicó esta controvertida decisión, cuestionada desde sectores médicos, después de la dimisión hace dos meses del director de esta institución, Scott Gottlieb, quien había lanzado una ambiciosa campaña contra el uso de cigarrillos electrónicos entre los adolescentes.

Bajo su mandato, Gottlieb denunció que "el uso de cigarrillos electrónicos entre los jóvenes ha alcanzado una proporción epidémica".

Según la propia FDA, un total de 3,62 millones de estudiantes de secundaria en Estados Unidos consumían cigarrillos electrónicos -aparatos que utilizan baterías para calentar nicotina líquida hasta convertirla en vapor inhalable- en 2018, lo que supuso un aumento del 78 % respecto a los datos del año anterior.

El plan de Gottlieb para restringir la venta de esos dispositivos había recibido algunas críticas de la industria del tabaco y de algunos conservadores que se oponen a cualquier aumento en las regulaciones gubernamentales en un país en el que cada año 480.000 personas mueren por enfermedades tabáquicas.

En un extenso comunicado para autorizar el cigarrillo electrónico de la tabaquera que elabora el Marlboro, la FDA aseguró haber impuesto "estrictas restricciones de comercialización de estos productos en un esfuerzo por evitar el acceso y la exposición de los jóvenes".

"Después de una rigurosa revisión basada en la ciencia, la agencia determinó que autorizar estos productos para el mercado de los Estados Unidos es apropiado para la protección de la salud pública porque, entre varias consideraciones clave, los productos producen niveles más bajos en algunas toxinas que los cigarrillos combustibles", adujo en su argumentario.

En una afirmación que incluso puede parecer contradictoria, la FDA afirmó: "La acción de hoy permite que estos productos de tabaco se vendan en EE.UU., lo que no significa que estos productos sean seguros o estén 'aprobados por la FDA'".