+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Tras 20 horas de búsqueda

Encuentran vivo al niño perdido desde la tarde de ayer en Gerona

Estaba un poco desorientado y ha pasado frío pero se encuentra en perfectas condiciones pese haber pasado la primera noche del 2016 a la intemperie

 

Encuentran vivo al niño perdido desde la tarde de ayer en Gerona -

EFE
01/01/2016

Jordi, el niño de 3 años que llevaba desaparecido 20 horas, ha sido localizado sano y salvo a 1,5 km de la casa rural de Camós (Pla de l'Estany). Estaba un poco desorientado y ha pasado frío. Pero se encuentra en perfectas condiciones, pese haber pasado la primera noche de 2016 a la intemperie, perdido en el bosque.

Esta historia de angustia ha tenido un desenlace feliz cuando la familia comenzaba a desesperarse. A Enric, el abuelo del pequeño que esta mañana llegaba abatido a Camós para estar con su hija, le costaba mantener algún tipo de esperanza. "Esta putada nos puede cambiar la vida a todos", decía preocupado. “Solo tiene 3 años y ha pasado toda la noche solo”, remarcaba su mujer, la abuela del crío.

Fuentes cercanas a esta familia también han explicado que la posibilidad de que hubiera sido secuestrado empezaba a tomar cuerpo en su seno. Sin que tuviera demasiado lógica, el pánico a que “alguien se lo hubiera llevado” parecía cobrar más sentido que la posibilidad de que se hubiera extraviado y siguiera por los aledaños de la casa.

Las características del terreno, se trata de una masia situada en lo alto de un monte que está rodeada de zarzales y vegetación espesa, combinada con el enorme dispositivo de emergencias desplegado para encontrarlo, reducían angustiosamente las posibilidades de que continuara todavía por la zona. Pero eso precisamente era lo que ocurría

 

EXCURSIÓN INSÓLITA
 

Los padres de Jordi Nievas son de Sant Feliu de Guíxols y habían alquilado una casa rural en Camós junto a otras parejas con hijos para celebrar la Nochevieja. Fueron de los primeros en llegar. Salieron del coche y, sin descargar las maletas, quisieron descubrir cómo sería la masia. Los niños se quedaron afuera. En cuanto entraron, regresaron solo dos. “¿Dónde está Jordi?”, les preguntaron, pero los pequeños se encogieron de hombros. Jordi ya no estaba.

Gritos, carreras y la certeza, al final, de que Jordi había desaparecido. La madre llamó a una mossa d’Esquadra de confianza. La policía le aconsejó dar el aviso enseguida porque valía la pena aprovechar los últimos rayos de sol. Se acercaba la noche.

Los primeros Mossos llegaron a la masia incluso antes de que lo hicieran otros amigos citados allí para la celebración. Los Bombers de la Generalitat comenzaron a coordinar los primeros equipos de búsqueda y se alzaron dos helicópteros para sobrevolar la zona. Uno de ellos con cámara térmica ha localizado varios cuerpos que han resultado ser animales durante la noche. A ellos se han sumado cada vez más voluntarios que se han olvidado de la fiesta o de la resaca para echar una mano. La búsqueda era agotadora pero nadie le daba por perdido.

El jefe de Bomberos de Girona, Enric Cano, aseguraba minutos antes del hallazgo, que se habían peinado ya todo el área varias veces. Y que cuando ya estaba peinada, se intercambiaban los equipos para que ojos nuevos revisaran perímetros que ya habían sido inspeccionado por otros. De noche, incluso "los submarinistas se zambulleron en la balsa” de la masia para descartar un ahogamiento.

Pero no aparecía porque Jordi, “un niño sano y corpulento, bien abrigado con un anorak azul”, detallaba el conseller de Interior, Jordi Jané, se "desorientó" en cuanto llegó a la masia y caminó en dirección opuesta a donde se encontraba su familia. La suya ha sido una andadura insólita que superó los cálculos más prudentes de los equipos de emergencia. Durante la noche ha descendido el monte y se ha alejado un kilómetro y medio de la casa rural.

 

LADRIDOS DE LOS PERROS

Los propietarios de la masia de Can Ventós han escuchado ladrar con insistencia a sus perros este mediodía. Cuando han salido a ver qué ocurría se han encontrado con un niño de 3 años que se había extraviado. La comunicación de su hallazgo por la emisora ha levantado una ola de aplausos en el centro de coordinación montado junto a la casa. “¡Hace falta confirmarlo, hace falta confirmarlo!”, pedía Cano.

Esta confirmación ha llegado cuando una ambulancia con el padre de Jordi a bordo se ha dirigido hasta allí y han comprobado que era él y que se encontraba en perfecto estado.