+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

SE DESMONTA UN MITO

La falsa matanza

La llegada de migrantes a la Península hace 4.000 años no fue violenta

 

Restos 8 Sepultura de la Edad de Bronce, en Ciudad Real. - UIS BENÍTEZ DE LUGO / JOSÉ LUIS FUENTES SÁNCHEZ

MICHELE CATANZARO
15/03/2019

No, en la edad del bronce no hubo una invasión de caballeros de las estepas de la Europa del Este que exterminaron a los hombres ibéricos y se quedaron con sus mujeres. Esta dramática historia, que dio la vuelta al mundo en el otoño pasado, quedó muy matizada ayer, con la publicación de un artículo científico que detalla el asunto.

Es cierto que una población originaria de las estepas llegó a la península Ibérica a partir del 2500 a. C. También es cierto que, medio milenio después, casi todos los hombres ibéricos eran descendientes de esos antiguos visitantes. Sin embargo, no hay trazas de una invasión militar ni de matanzas generalizadas. Tampoco se ve que una civilización foránea reemplazara a la autóctona: las culturas de la península evolucionaron sin sobresaltos en ese periodo.

Lo más notable es que los hombres esteparios acabaron reproduciéndose mucho más que los autóctonos (un fenómeno que ocurrió en menor medida también en otras partes de Europa donde llegaron ). ¿Qué favoreció la reproducción de los primeros y obstaculizó la de los segundos? La violencia es una explicación posible. Pero la verdad es que no se sabe.

El estudio ha sido publicado en la revista Science, está liderado por David Reich de la Universidad de Harvard, y cuenta con una abundante participación española, como la de Carles Lalueza-Fox, del Instituto de Biología Evolutiva de Barcelona. Algunos autores adelantaron resultados en octubre, sugiriendo que una invasión había acabado con los hombres ibéricos hace 4.500 años. Esta noticia causó la indignación de algunos arqueólogos, capitaneados por el portugués Antonio Carlos de Valera, que aparece ahora entre los más de 100 autores del artículo.

Más tarde, un extenso reportaje de The New York Times cuestionó las prácticas de los entendidos en ADN antiguo, la técnica empleada en el estudio. Entre otros aspectos, el artículo alertaba de que los genetistas estaban usando datos sacados de pocas decenas de individuos, para dar alas a una narrativa peligrosa: la imagen de que existen pueblos superiores que se expanden y reemplazan a otros. Esta visión de la arqueología fue típica de la Alemania nazi. El estudio se basa en el análisis del ADN de 271 sujetos enterrados a lo largo de ocho milenios en decenas de yacimientos de la península Ibérica. El estudio concluye que la hipótesis más simplista es que estos hombres llegaron y eliminaron a los locales. Pero no se ha encontrado evidencia de violencia generalizada en el registro arqueológico.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla