+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

DEFENSA DEL MEDIO AMBIENTE

Greta Thunberg y la huelga contra el cambio climático de los que vienen

Esta joven activista sueca ha convertido su cruzada personal en una lucha mundial contra el calentamiento global que no escatima duros reproches a los políticos

 

Greta Thunberg, durante un acto para reclamar medidas urgentes contra el cambio climático, en Hamburgo, el pasado 1 de marzo. - REUTERS / MORRIS MAC MATZEN

CARLOS MÁRQUEZ DANIEL
14/03/2019

Todo es inquietante en Greta Thunberg. Su mirada, su sonrisa jamás completa, sus frases cortas llenas de contenido, sus silencios, su timidez. Y la incapacidad de mentir y de dejar pasar las cosas, la obstinación, la nobleza, la sinceridad, la carencia de maldad o la certeza de que no hay grises, al menos cuando se trata de la supervivencia de la especie humana. Esta adolescente sueca de 16 años se ha propuesto luchar contra el cambio climático. En agosto del 2018 inició una huelga escolar todos los viernes y ahora la siguen centenares de miles de personas en todo el planeta. Un personaje menudo de inmensa proyección, esculpido por una sociedad capitalista que estuvo a punto de consumirla. Pero también marcada y significada por un síndrome, el de Asperger, que precisamente dota a quienes lo padecen de una rigidez de pensamiento y una perseverancia que, en este caso, está poniendo en evidencia a toda la clase política planetaria. Este viernes, de hecho, se ha convocado el primer paro a escala global. Ya están confirmadas movilizaciones en 1.659 ciudades de 105 países.

El inicio del curso 2018-2019 marcó un antes y un después en la vida de Greta. Durante la infancia sufrió un terremoto psicológico cuando por primera vez le hablaron del calentamiento global. Su mente fue incapaz de asumir que una situación tan catastrófica no generara mayor alarma social. Estuvo un año en casa, descompuesta. Apenas comía o hablaba. Empezó a leer y a documentarse y poco a poco recuperó cierta normalidad. Podría decirse que lo que ha iniciado ahora es el fruto de todo el conocimiento acumulado durante estos años, sumado a su peculiar manera de presentarse al mundo. "Si decimos que las emisiones tienen que detenerse, no puedo entender por qué no se paran. No debería existir blanco o negro cuando se trata de sobrevivir".

POLÍTICOS INMADUROS

Esa angustia parece hallar cierto reposo a través de su huelga frente al Parlamento sueco, en Estocolmo, y a través de una fama que a veces trasciende al mensaje. Porque poco o nada estamos acostumbrados a que una joven mire a la cara de los gobernantes europeos en Bruselas y les diga cosas como estas: "Han barrido su desastre debajo de la alfombra para que nosotros lo limpiemos", "ustedes no son lo suficiente maduros para decir las cosas como son" o "dicen que aman a sus hijos pero les roban su futuro delante de sus ojos".

Greta lidera la revolución de los siguientes, de los que están llegando. Pero sin esperar a ser ellos quienes comanden la Tierra. Porque, y no se harta de repetirlo, no hay tiempo para aguardar a que la siguiente generación solucione el problema. Básicamente, el punto de no retorno, el momento en el que el ser humano perderá el control y dará comienzo una reacción en cadena, solo puede evitarse desde el presente. Eso, asegura, sucederá en el 2030. "Había gente que me decía que debía ir a la escuela para convertirme en una científica capaz de luchar contra el cambio climático. Pero las soluciones ya las conocemos. Lo que tenemos que hacer es despertar y cambiar". Por eso acudió al foro de Davos. O a la conferencia de Naciones Unidas sobre el clima en Katowice (Polonia). O al citado encuentro en Bruselas, donde habló ante Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, y tampoco se mordió la lengua. "Sabemos que muchos políticos no quieren hablar con nosotros, pues bien, nosotros tampoco queremos hablar con ellos. Tan solo queremos que escuchen a los científicos, porque nosotros solo repetimos lo que ellos llevan años defendiendo. Hemos decidido limpiar su basura, y no pararemos hasta conseguirlo". El aplauso fue generalizado. Juncker, sin disimular su cara de palo, no cedió ni una palmada.

ÉXITOS RELATIVOS

Ese es uno de los principales problemas de Greta: los políticos la escuchan y la reciben (Emmanuel Macron, por citar otro ejemplo), porque no hacerlo sería ponerse un pin en la solapa que diga me importa una mierda el medio ambiente. Pero si se analizan los efectos de esas reuniones, poca cosa. Ella misma lo admite, por eso se centra en difundir la palabra, para que el mensaje cuaje entre la sociedad, o lo que es lo mismo, entre los electores, que son los únicos que, a través de sus votos, pueden meter miedo a los representantes públicos.

Greta dice que seguirá sentándose todos los viernes frente al Parlamento sueco hasta que su país cumpla con el acuerdo de París, firmado por 195 países en diciembre del 2015. La comunidad internacional se comprometió a evitar que las temperaturas medias mundiales aumenten más de dos grados a través, entre otras medidas, de la reducción de las emisiones contaminantes. Problemas: no hay sanciones en caso de incumplimiento, cada estado puede marcarse sus propios objetivos y en Estados Unidos manda un negacionista del cambio climático que se llama Donald Trump.

EL APOYO DE LOS PADRES

Greta ha dejado de volar en avión. Se mueve en tren o en coche eléctrico para contaminar menos. Incluso cuando tiene que viajar por Europa. Es vegana y no compra nada nuevo "a no ser que sea absolutamente necesario". En su cruzada ha convencido a sus padres y a su hermana, tres años menor. Su padre, Svante Thunberg, es un conocido actor sueco y suele acompañarla a las conferencias. Cuando Greta enfermó, dejó de trabajar durante un año. Su madre, Malena Ernman, es una reconocida cantante de ópera, aunque ha flirteado con otros registros: los fans de Eurovisión quizás la recuerden representando a Suecia en el festival del 2009, celebrado en Moscú. En el 2016 también dejó de coger aviones, lo que la ha obligado a replantear su carrera profesional.

Habrá quien crea que todo esto responde a los síntomas propios del síndrome de Asperger, puesto que la rigidez mental, esto es, la preocupación absorbente sobre determinados temas que llevan a la persona a acumular gran cantidad de información, es uno de sus principales rasgos. Es una dolencia en la que actúan tanto causas ambientales como genéticas. Curiosamente, también las raíces pueden tener algo que ver con su preocupación por el medio ambiente, ya que un antepasado suyo, Svante Arrhenius, ganó el Premio Nobel de Química en 1903 y ya en 1896 proclamaba que los combustibles fósiles podrían dar lugar o acelerar el calentamiento de la Tierra.

Greta seguirá con su mutismo selectivo: "Básicamente significa que solo hablo cuando es necesario". Y puesto que está convencida de que no hay tiempo para esperar a que su generación esté al mando, mantendrá viva su protesta y, por supuesto, no se callará. Por qué? "Porque nunca eres demasiado pequeño como para marcar la diferencia". "Y porque el poder real pertenece a la gente".