+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

FUE ASESINADA EN 2016

La hija de Berta Cáceres espera una investigación que resuelva el crimen

Laura Zúñiga ha hecho esta afirmación a los medios de comunicación durante la inauguración de una Aula Verde en Huesca para fomentar enseñanzas medioambientales que el ayuntamiento de la localidad ha bautizado con el nombre de su madre en reconocimiento a su lucha en defensa de la comunidad indígena de la que formaba parte

 

Berta Cáceres, en 2015. - GOLDMANPRIZE.ORG

EFE
07/02/2018

Laura Zúñiga, hija de la activista hondureña asesinada en 2016 Berta Cáceres, confía en que los apoyos internacionales obtenidos por su organización permitan promover una investigación que finalmente ponga "cara y nombre" a los autores intelectuales del crimen de su madre.

Zúñiga, de 24 años, ha hecho esta afirmación a los medios de comunicación durante la inauguración de una Aula Verde en Huesca para fomentar enseñanzas medioambientales que el ayuntamiento de la localidad ha bautizado con el nombre de su madre en reconocimiento a su lucha en defensa de la comunidad indígena de la que formaba parte.

De apariencia frágil pero fuerte en las convicciones que defiende, según suele ser descrita por quienes le conocen, Laura Zúñiga tiene presente siempre a su madre, a quien también considera que fue "compañera" además de madre.

"Mi mami era muy fuerte y muy decidida -ha explicado-, y yo siempre me sentí muy protegida con ella, aunque también buscó inspirar que nuestras potencialidades salieran a la luz (Laura es una de las cuatro hijas de Berta Cáceres), y lo hacía empujándome y apoyándome".

Un empuje, un apoyo y una "esperanza" que Zúñiga confía en que "sientan" todas las personas en los "momentos difíciles" que atraviesa en la actualidad el planeta debido a las agresiones medioambientales que sufre.

Laura Zúñiga preside el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), organismo desde que el su madre se enfrentó a una poderosa corporación apoyada por el Gobierno de Honduras que pretendía construir una presa en el río Gualcarque, sagrado para la comunidad Lenca.

Según ha explicado, "este río ha servido de hábitat funcional para el pueblo indígena Lenca, del que somos nosotros, y su desaparición significa la desaparición de la vida".

Esta convicción, ha añadido, motivó la lucha ejercida por Cáceres hasta su asesinato, tras años de amenazas, intentos de soborno e, incluso, encarcelamiento.

La joven activista ha asegurado que de su madre "nos queda la necesidad de hacer justicia, con su fuerza, alegría y decisión, pero también la urgencia de lucha por el planeta en estos momentos cruciales".

Laura Zúñiga asegura que su familia ha sido siempre "marginada" por el Gobierno hondureño en relación a la investigación del asesinato de su madre, aunque insiste en su convicción de que el asesinato responde a intereses de "las familias más ricas de Honduras y Centroamérica".

"Hemos exigido al Gobierno de Honduras, y vamos a seguir haciéndolo, una investigación, juicio, castigo y condena para los autores intelectuales del asesinato, y aunque va a ser difícil, esperamos que con el apoyo de muchas personas de distintos lugares podamos obtener justicia", ha subrayado.

Zúñiga señala con el dedo, como refleja un informe elaborado por juristas independientes que investigaron el crimen, a la empresa promotora del proyecto de la presa, Desarrollos Energéticos Sociedad Anónima (DESA), cuyo socio más importante es una familia de Honduras.

"Nos han quitado tanto, que nos han quitado el miedo", ha añadido Laura Zúñiga, para quien la "parálisis" que produce el miedo no impedirá la voluntad de su organización de "movernos y seguir avanzando".