+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El móvil ‘cazó’ al criminal

El cerco sobre el acusado se estrechó por el rastreo telefónico y las imágenes en 3D

 

Satisfacción 8 Miembros de la Guardia Civil, tras la rueda de prensa. - EFE / CABALAR

EL PERIÓDICO
03/01/2018

La Guardia Civil reconstruyó las últimas horas de Diana Quer a partir del rastro dejado por el móvil que iba manipulando (su último mensaje fue avisar de que un hombre la acosaba) en las antenas de telefonía, pero también fue esta la clave que llevó hasta el detenido, José Enrique Abuín Gey, El Chicle, como presunto autor de su muerte. El coronel jefe de la UCO, Manuel Sánchez Corbí, explicó en la rueda de prensa celebrada ayer en La Coruña que fue la velocidad de la señal del móvil de Diana lo que permitió determinar que la chica salió de A Pobra do Caramiñal en coche u otro vehículo motorizado y llegó a las 2.58 horas del 22 de agosto al puente de Taragoña, el mismo lugar donde apareció el móvil meses más tarde, cuando lo localizó un mariscador. Eso les ratificó en la tesis del secuestro.

Rastrearon más de dos millones de datos recabados por las antenas de telefonía sobre las miles de personas que en la fiesta mayor visitaban la población. Big Data en estado puro, porque los policías piden a las operadoras datos de días y zonas y las operadoras responden con un archivo de Excel, lo que obligó a crear programas propios para tratar la información. Con tres antenas, se fija la posición en un tramo de metros, con una en hasta cinco kilómetros. Trabajan con el IMSI, un código internacional de 14 cifras que identifica el país, la operadora y el usuario de una red móvil, y el IMEI, otro código que identifica un terminal.

El Chicle ofreció voluntariamente su móvil a los agentes de policía que le llamaron a declarar como testigo del caso en noviembre del 2016, pero entregó otro dispositivo. Cuando le reclamaron, lo dio con los datos «completamente reseteados. Explicó que se le había estropeado». A diferencia del IMEI, el IMSI va encriptado y no es accesible al dueño.

Para buscar el coche en que viajaba la chica, los agentes peinaron cámaras y radares de las carreteras de la zona sin éxito. Cuando localizaron su iPhone, lo enviaron a analizar al extranjero. Con el informe obtuvieron la ruta definitiva de Diana. Y a partir del análisis fotogramétrico de ISV –una empresa especializada en la reconstrucción de accidentes que recreó en imágenes 3D los escenarios y las velocidades de los vehículos– obtuvieron un retrato robot del coche que coincidía con el del sospechoso. Lo probaron en la autovía AG-11 y las antenas también acabaron culpando a El Chicle. Y drones localizaron a los feriantes, uno de los cuales reveló una discusión de pareja en el lugar y la zona donde de-sapareció Diana Quer.