+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

DE 17 Y 20 AÑOS

Se elevan a cuatro los jóvenes fallecidos en el accidente de Salamanca

Un taxista, primo de los padres de una chica fallecida en el siniestro, avisó del siniestro sin saber quiénes eran las víctimas

 

Estado en el que quedó el vehículo siniestrado este domingo en Galisancho (Salamanca). - EFE / J. M. GARCÍA

EFE
21/07/2019

Cuatro jóvenes (un chico y una chica de 17 años, uno de 19 y otro de 20) han muerto y otros dos han resultado heridos de gravedad al sufrir un accidente de tráfico esta mañana en el municipio salmantino de Galisancho, según han confirmado a Efe fuentes del Centro de Gestión de Tráfico y del Centro de Emergencias 112. Las tres primeras víctimas murieron en el acto o poco después. La cuarta víctima perdió la vida por la tarde en el Hospital Virgen Vega de la capital salmantina. 

El accidente ha ocurrido poco antes de las siete y media de la mañana, cuando el vehículo de cinco plazas en el que viajaban seis jóvenes se ha salido de la calzada.

Inicialmente los equipos sanitarios han confirmado el fallecimiento de dos de los ocupantes del vehículo y han tratado de reanimar a un tercero para evacuarlo hasta un centro hospitalario, pero finalmente no han podido hacer más por salvar su vida.

Hasta el lugar del suceso se han desplazado agentes de la Guardia Civil, de emergencias sanitarias y de Bomberos.

Los tres heridos han sido trasladados en ambulancia al Hospital Virgen Vega de Salamanca en estado grave. 

Se da la circunstancia de que un taxista que había sido adelantado por el vehículo siniestrado momentos antes de salirse de la vía es primo de los padres de una chica fallecida en el accidente. Fuentes de la Guardia Civil de Tráfico han explicado a Efe que fue el taxista el que alertó a los servicios de emergencias, sin saber aún que la chica, de 17 años, era una de las ocupantes del vehículo siniestrado.

Al parecer los jóvenes eran del cercano municipio salmantino de Alba de Tormes, desde donde se habían desplazado a la localidad de Santa Ana para disfrutar de las fiestas de verano.