+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

TIEMPO INVIERNO

Las nevadas se acentúan y complican el tráfico en 1.300 kilómetros del norte

En Aragón se mantiene con cadenas la autovía A-136, a la altura de la provincia de Huesca

 

Varias personas caminan por la localidad cántabra de Reinosa, hoy. - EFE

EFE
01/02/2018

Mas de 1.300 kilómetros de carreteras y de puertos de la mitad norte peninsular están afectados por las nevadas caídas desde esta mañana y que en las próximas horas tenderán a acentuarse y a bajar a cotas inferiores a 400 metros en puntos del Cantábrico.

De hecho, Cantabria y Asturias han amanecido hoy en alerta roja por nevadas y otra decena de comunidades con aviso naranja por nieve o fuerte oleaje, al paso de un frente frío que ha recorrido la Península hasta Baleares con un descenso brusco de las temperaturas y un aumento progresivo de la inestabilidad.

Hoy la nieve obliga a usar cadenas en el puerto asturiano de Pajares y en otros once de la red secundaria del Principado, y en Cantabria se han cerrado los puertos de Estacas de Trueba y Lunada y son necesarias las cadenas en otros cinco.

En Navarra, el gobierno autonómico ha activado el protocolo de actuación ante la previsión de intensas nevadas a 400 metros en el norte de la Comunidad Foral, y el Ayuntamiento de Pamplona ha puesto en marcha su Plan de Nieve en la capital.

En Castilla y León se mantienen con cadenas seis carreteras, tres de ellas de la red principal, en concreto los puertos de Pontón y Pajares; en Aragón la autovía A-136, a la altura de la provincia de Huesca; y dos carreteras secundarias del País Vasco.

En las últimas horas, la nieve ha alcanzado también el sur peninsular y dificulta el tráfico en tres carreteras de la red secundaria de Almería, mientras que en Granada se ha reabierto la A-395 que da acceso a Sierra Nevada y que había sido cerrada por la mañana debido a la nieve.

Y en Canarias, el mal tiempo ha incrementado la presencia de granizo, placas de hielo y nieve en las carreteras y ha obligado a cortar el tráfico en cuatro vías de Las Palmas y otras tantas de Tenerife.

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha recomendado a los conductores planificar sus viajes y consultar el estado de las carreteras ante la previsión de que las nevadas se prolonguen hasta el domingo.

Y es que el frente precede a una masa de aire frío, húmedo e inestable, que favorecerá en las próximas horas heladas en gran parte del interior peninsular, nieve a 400-600 metros o por debajo de esta cota y sensación gélida por el flujo de viento del norte.

Además, "este primer frente ha abierto un pasillo a una nueva configuración con aire desde latitudes muy altas y mucha precipitación", ha explicado a Efe Delia Gutiérrez, portavoz de la Aemet.

"Y esta nueva precipitación será también en forma de nieve en cotas muy bajas, con lo que se espera que la situación se prolongue al menos hasta el domingo, lo que no significa -ha matizado- que durante todo el tiempo haya bandas de nubosidad".

Así, entre hoy y mañana las acumulaciones de nieve serán de unos 20 centímetros en el interior de Asturias, Cantabria y puntos del País Vasco y Navarra y superarán el medio metro en zonas montañosas de la cornisa cantábrica.

Pero en la tarde del sábado y durante el domingo se podría producir un nuevo episodio de nevadas, que afectará también a la vertiente norte de Pirineos, norte de Castilla y León, sistemas Central e Ibérico y cuadrante sureste peninsular.

Delia Gutiérrez ha explicado que el frente se desplazará del norte al sureste, dejará al margen al suroeste peninsular y las precipitaciones en el litoral mediterráneo y Baleares no serán de nieve, como "tampoco parece probable" en la ciudad de Madrid.

"El viernes nevará sobre todo en el Sistema Cantábrico, pero en cotas muy bajas; el sábado las precipitaciones se podrían extender un poco más por el norte, y el domingo podrían alcanzar otra vez el este", ha señalado.

Según la portavoz de la Aemet, "para comienzos de semana parece que se mantiene el frío y el riesgo de nevada y no se ve un fin claro; en todo caso, un matiz sería que el flujo de viento vendría del noreste, frío pero más seco, más continental".

Así, "aunque con muchas reservas, parece que la inestabilidad se puede prolongar más allá del domingo y la situación puede derivar en un episodio de frío y más nevadas", ha concluido.