+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Debate en la comunidad científica

El sesgo de género distorsiona los resultados de la ciencia

Las expertas reclaman que se avance considerando muestras más diversas. Gran parte de la investigación se basa en animales machos y pacientes varones

 

VALENTINA RAFFIO
24/06/2019

La ciencia no es pura. Y quien diga lo contrario olvida parte de la historia. La práctica científica, como cualquier otro producto cultural, está influida por su contexto. «En una sociedad marcada por la desigualdad de género entre hombres y mujeres, la ciencia no ha hecho más que reproducir esos mismos patrones en su manera de obtener el conocimiento. En nombre de la objetividad, las mujeres han sido excluidas de muchos estudios, por lo que gran parte de lo que sabemos sobre el cuerpo humano está construido solo sobre el modelo masculino», argumenta Isabel Jiménez-Lucena, historiadora de la Medicina en la Universidad de Málaga. Hasta ahora, la mayoría de los estudios sobre la salud y la enfermedad, los experimentos sobre tratamientos y los ensayos clínicos para testar nuevos fármacos se han realizado en animales machos o pacientes varones. El objetivo es crear una muestra lo más homogénea posible para que los resultados obtenidos puedan ser aislados y posteriormente aplicados a toda la población. Pero esas conclusiones pueden estar excesivamente sesgadas y quizás no puedan ser extrapoladas a una sociedad diversa.

«Esta manera de enfocar la investigación se ha ido reproduciendo durante décadas sin que casi nadie la cuestionara. No ha sido hasta ahora, con un incremento de las voces críticas con las implicaciones sociales de la investigación, cuando se está intentando corregir», comenta Susana Martínez-Conde, neurocientífica y catedrática de la State University of New York.

DIFERENCIAS CONSTRUIDAS

El sesgo de género que hasta ahora ha impregnado la investigación científica parte de la idea de que el modelo más idóneo para el estudio es el masculino. Y esta idea, a su vez, puede entenderse como una construcción social relativamente moderna. De hecho, hasta el siglo XVII los estudios sobre el cuerpo humano se basaban en la teoría del sexo único. Este postulado defendía que hombres y mujeres partían anatómica y fisiológicamente de un mismo molde y que, por lo tanto, las diferencias eran superficiales. No fue hasta el siglo XVIII cuando se planteó el estudio anatómico de hombres y mujeres en dos categorías separadas. El objetivo era encontrar aquellos elementos que diferenciaran a cada uno de los géneros y que, en última instancia, justificaran las desigualdades sociales entre ambos. Esta nueva etapa, por tanto, partía con un sesgo de confirmación a partir del cual se ha buscado toda aquella información que respaldara la hipótesis de partida, es decir, la creación de dos mapas biológicos diferentes.

En el siglo XX, la endocrinología planteó una posible explicación científica para estas diferencias. «Cuando se descubrieron los estrógenos y la testosterona, no se sabía exactamente qué eran y qué rol desempeñaban. Pero en seguida se les atribuyeron características sociales», argumenta Jiménez-Lucena. «El estudio de las hormonas femeninas asociadas al ciclo menstrual se utilizó para explicar la supuesta complejidad e inestabilidad emocional de las mujeres. En el caso de las hormonas masculinas, en cambio, en ningún momento se planteó que pudieran suponer un desequilibrio», añade la historiadora.

ESTUDIOS Y ENSAYOS

La búsqueda de la objetividad científica ha justificado hasta ahora el hecho de que la mayoría de estudios se realizaran en individuos machos. Siguiendo esta lógica, los ensayos clínicos se han centrado en estos para garantizar un resultado objetivo. «Objetivo sí; neutral, no», matiza Sara Lugo-Márquez, investigadora en historia de la ciencia en la Universidad Autónoma de Barcelona. «La ciencia experimental lleva implícita una ideología y es innegable que esto tiene una repercusión social. El problema es que buscamos el conocimiento desde la homogeneización cuando la realidad no es así», añade.

CONOCIMIENTO SESGADO

En la práctica, estudios clínicos y epidemiológicos han demostrado que este sesgo en la investigación tiene un efecto negativo sobre la efectividad de los resultados. Las mujeres padecen más problemas cardiovasculares y trastornos autoinmunes, aunque la mayoría de estudios sobre estas cuestiones se hayan realizado en varones. Algunos medicamentos como los psicofármacos tampoco funcionan de la misma manera en unos que en otros y, por lo tanto, no siempre tienen la misma efectividad. Estamos, por lo tanto, ante un complejo problema científico con grandes implicaciones sociales. De ahí el debate entre expertos.

PUBLIRREPORTAJE

El séptimo arte se rebela

La nueva propuesta de Movistar+ desvela las sombras del ejecutivo de Fox Roger Ailes. Russell Crowe y Naomi Watts protagonizan 'La voz más alta', basada en la trama que sacudió la industria mediática ...