+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

LOS COCHES NUEVOS DEBERÁN INCORPORARLO

El sistema que ajusta la velocidad del vehículo al límite legal será obligatorio en Europa a partir de 2022

El Europarlamento ratifica el martes la directiva que obliga a incluir diez nuevos equipamientos de seguridad en los coches Los conductores podrán desconectar el controlador pero cada vez que arranquen el vehículo volverá a activarse

 

Control de velocidad inteligente en un vehículo actual. - DAVID CASTRO

MANUEL VILASERÓ
14/04/2019

La UE está a punto de asestar un golpe decisivo a los excesos de velocidad que anualmente causan miles de muertes en la carretera. Poco antes de su disolución, el Parlamento Europeo ratificará este martes de modo definitivo la directiva que obliga a instalar un paquete de diez sistemas de seguridad en todos los modelos nuevos de turismos y furgonetas ligeras que se vendan a partir del 2022, entre los que destaca el Asistente de Velocidad Inteligente (ISA), un sistema capaz de reconocer los los límites de velocidad existentes en cada uno de los tramos de la red viaria, adaptando la velocidad del vehículo a estos límites. Algo así como si el radar estuviera dentro del vehículo.

Aunque la polémica no ha trascendido mucho más allá de las instituciones europeas, las negociaciones para implantar el sistema han sido duras. El lobi europeo de los fabricantes de automóviles, que siguen comercializando vehículos que van a 260 km/h, han presionado en contra, así como algunas asociaciones de conductores y otros grupos de presión vinculados al mundo del motor.

No han logrado sacar el ISA de la directiva pero sí que el conductor tenga la facultad de desconectarlo, algo que la propuesta inicial de la Comisión Europea descartaba. El sistema vendrá obligatoriamente instalado de serie pero se podrá apagar. Al menos de momento. Entre los defensores de esta solución de compromiso se argumenta que es importante que el conductor se acostumbre a utilizarlo y comprobar sus ventajas antes de imponérselo. La obligatoriedad del uso podría aprobarse más adelante.

MARGEN DE ERROR DEL 10%

Inés Ayala, eurodiputada del PSOE de la comisión de Transportes, recuerda que el ISA aún tiene un margen de error del entorno del 10%. El asistente reconoce los límites a través de cámaras que visualizan las señales y de mapas GPS, pero las primera fallan sobre todo en los viales en obras y los segundos no siempre están actualizados.

"El conductor podría distraerse con el sistema en los casos en que constantemente le proporcione información falsa. Por lo tanto, se consideró importante poder apagarlo temporalmente", argumenta Ayala, para quien es importante que aunque el sistema se haya desconectado, cada vez que el coche vuelva a arrancar "estará en modo operación".

La posibilidad de desconectarlo "rebaja la eficacia del ISA, pero sigue siendo un avance importante para los conductores que lo usen", afirma Jorge Ortega, experto en seguridad vial de la Fundación Mapfre. Algunas marcas ya ofrecen el ISA como equipamiento opcional. Ford lo ha incluido de serie en el modelo Focus.

Entre los partidarios de que no pueda desconectarse se argumenta que la modalidad de asistente escogida por la UE ya permite correr puntualmente por encima de los límites cuando el conductor así lo estima necesario, por ejemplo, en caso de adelantamiento. "Será posible que el conductor supere gradualmente la velocidad del vehículo indicada por el sistema mediante el accionamiento normal del pedal de acelerador", establece la norma (artículo 6, apartado 2, letra c). Para tener más detalles de como fucionará este ISA obligatorio habrá que esperar a que la Comisión Europea elaboren y publique las especificaciones técnicas que deberán seguir los fabricantes.

LOS ADAS

Los otros nueve sistemas de seguridad aprobados también se pueden encontrar ya en el mercado y son una parte importante de los conocidos como sistemas de ayuda a la conducción ADAS. Los más relevantes desde el punto de vista de la seguridad vial son los que advierten al conductor de que se está quedando dormido o se ha distraído mirando el móvil y el que le avisa de un cambio de carril involuntario. Las distracciones encabezan el ránking de causas de los accidentes mortales, por delante de la velocidad y alcohol. Y entre la tipología de los siniestros mortales destacan también las salidas de vía o los choques frontales por invasión del sentido contrario de la calzada.

La Dirección General de Tráfico (DGT) calculó en marzo del 2017 que con la generalización de los ADAS se podrían reducir a la mitad las cifras actuales de la siniestralidad vial en España, es decir, podrían ahorrar cada año 850 muertes, 4.500 heridos, 50.000 accidentes y 4.300 millones de euros en asistencia sanitaria.

25.000 MUERTES EVITADAS

Cuando presentó su propuesta de directiva, en mayo del año pasado, la Comisión Europea calculó que los nuevos sistemas de seguridad salvarán 24.794 vidas y evitarán 140.740 heridos graves desde su puesta en marcha hasta el 2038. Desde el punto de desde el punto de vista económico descarta que produzcan "aumentos sustanciales de los precios de venta de los vehículos".

Los cálculos de coste/beneficio de la Comisión ofrecen también un balance muy positivo. Se calcula que los "los costes totales previstos para los fabricanes de vehículos ascenderán en valor actual a 57.400 millones de euros" mientras que los beneficios en ahorro de vidas y atención santitaria se cifra en 72.800 millones, con un beneficio, por tanto, de 15.400 millones.

El Consejo Europeo de Seguridad en el Transporte (ETSC), organismo consultivo comunitario en materia de seguridad vial, estima que el ISA ofrece otra ventaja notoria en cuanto a materia medioambiental ya que podrían reducir las emisiones de dióxido de carbono en un 8%.

   
1 Comentario
01

Por brainforspain 16:56 - 14.04.2019

Estupendo. Será curioso ver la cara de ese conductor que, en mitad de un adelantamiento, y ante un imprevisto, precise de más potencia para terminarlo antes., teniendo que superar el límite de la vía. Porque, aunque a muchos les extrañe, tan necesario es a veces abortar un adelantamiento frenando como en ocasiones acelerarlo.