+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

INVESTIGACIÓN

Un ultraderechista, acusado por difundir una foto de la víctima de La Manada tomada durante la violación

Un joven de Valladolid, que suele retuitear a Vox y rechaza la "profanación del cuerpo" de Franco, publicó en Twitter la imagen de la joven, a la que llamó "golfa borracha". Tras la sentencia del Tribunal Supremo volvió a insultarla y difundió una viñeta recreando las vejaciones que sufrió la chica en Pamplona

 

Los cinco hombres de La Manada, condenados por agresión sexual. -

Vanesa Lozano Luis Rendueles
21/08/2019

Difundió en internet la imagen de la joven madrileña que fue violada por cinco hombres la noche de San Fermín de 2016. Además, la acusó de mentir en su denuncia y la insultó. El juzgado de instrucción número 3 de Pamplona lo ha declarado investigado (imputado) por un delito contra la intimidad de la chica, según ha sabido EL PERIÓDICO. Este hombre, treintañero, de Valladolid y de ideología ultraderechista, publicó en su cuenta de Twitter una de las fotografías que los miembros de La Manada hicieron a la víctima durante la violación y que obran en el sumario del caso.

La abogada de la joven, Teresa Hermida, sostiene que el hombre difundió la imagen de la víctima "con ánimo de menoscabar gravemente la intimidad personal". El 6 de diciembre de 2017, el ahora acusado colgó en su perfil de Twitter una imagen donde se observa a la joven siendo vejada por José Ángel Prenda, uno de los cinco condenados a 15 años de prisión por las agresiones sexuales. Junto a la foto, el hombre escribió: "La chica supuestamente violada por #lamanada ha pedido que no se difunda esta imagen, porque quizás pensemos que era una golfa borracha. Pero cómo íbamos a pensar eso si se le ve súper forzada a lamerle el ojete a uno de ellos".

ANTISIONISTA Y REPUBLICANO

El hombre, que se define a sí mismo en redes sociales como "republicano", "socialista", "ateo", "iberista" y "antisionista", es muy activo en redes sociales contra el feminismo y la inmigración (esta semana ha publicado un tuit donde afirma "me la suda que se ahoguen esos negros", en alusión a los inmigrantes rescatados por el Open Arms), y suele retuitear mensajes de Santiago Abascal y la cuenta oficial de Vox. "Deja que los de Vox despierten a los españoles", escribió en una ocasión. También criticó "la profanación del cuerpo" de Francisco Franco "decretada por los rojos".

Publicó la fotografía de la víctima de La Manada de Pamplona, "consciente de que la imagen tenía un carácter reservado, al encontrarse en un procedimiento judicial bajo secreto de sumario y después de que la Audiencia de Navarra prohibiera su difusión", según la acusación. El hombre actuó "con ánimo de divulgar y difundir la imagen de la víctima" entre el resto de usuarios de la red social. Para ello, utilizó un Hastag, concretamente #LaManada, una herramienta que favorece la difusión del mensaje. La publicación originó 64 comentarios, 13 likes y fue compartida 16 veces por otras personas con sus respectivos amigos.

"REVICTIMIZACIÓN"

Su publicación, según la acusación, causó una "revictimización" para la joven agredida: "Ha ocasionado una grave lesión de la intimidad de la víctima, así como una grave lesión para su integridad moral, dada la naturaleza de la imagen difundida, al poder ser identificada por terceras personas como la persona que sufrió la agresión sexual durante Sanfermín de 2016 por la Manada, lo que la obligó a someterse a tratamiento psicológico, abandonar sus estudios universitarios e incluso a mudarse durante más de tres meses a vivir al extranjero".

El juzgado citó al hombre de Valladolid a declarar como investigado por estos hechos, por los que podría enfrentarse a una pena de cárcel, pero él se acogió a su derecho de no contestar. La abogada de la joven acaba de incorporar nuevas pruebas después de comprobar que el hombre ha seguido publicando comentarios ofensivos para la víctima en su cuenta de Twitter, esta vez con un nuevo seudónimo. El 21 de junio, el día que se dio a conocer el fallo del Tribunal Supremo que condenó a 15 años de cárcel a los miembros de La Manada por agresión sexual continuada , el acusado escribió en su perfil: "A la gorda no la ha caído nada por violar oralmente el ojete del gordo?".

Entre las pruebas aportadas ante el juzgado también hay una viñeta que el acusado publicó en su cuenta de Twitter y que representa a una chica dando un beso negro a una figura masculina de grandes proporciones mientras dice: "ay, que me caigo. JAJA". Junto al dibujo, el hombre escribió: "Adjunto imagen aleatoria. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia", en clara alusión a la imagen de la violación de Pamplona que él había compartido tiempo atrás.

En junio de este año, ese hombre se jactaba ante otro usuario de la misma red social de haber difundido la fotografía de la víctima. Le explicó que está "en trámites judiciales por ello". También expresaba su asombro al haber sido denunciado por lo que él llamó "un dibujo".

INJURIAS

Sobre él también pesa una querella por injurias interpuesta por la víctima en el juzgado número 12 de Valladolid que, el pasado 5 de julio, celebró un acto de conciliación entre el acusado y la abogada de la joven. Según ha podido saber EL PERIÓDICO, el acto concluyó sin acuerdo, de forma que el procedimiento judicial continúa abierto. El investigado reconoció ser el autor del texto, pero rechazó la "valoración injuriosa" que se hace de él. Tampoco pidió perdón a la víctima. La acusación cree que lo difundió "con conocimiento de su falsedad y teniendo desprecio hacia la verdad" para "lesionar el honor de la víctima".

No es el único miembro de la "Manada virtual" que está acusado por difundir datos de la víctima. El juzgado número 6 de Barcelona investiga por un delito contra la intimidad a un vecino de 40 años de la capital catalana que utilizó la red wifi de su vecina para publicar información personal de la chica en un foro de internet. La Unidad Central de Ciberdelincuencia de la Policía Nacional consiguió llegar a él a través de la IP de su ordenador después de que este publicara la foto de la víctima, su nombre y apellidos, una fotocopia de su DNI e incluso la universidad en que la joven cursaba sus estudios, tal y como desveló EL PERIÓDICO el pasado mes de octubre.

El pasado enero, el hombre declaró como investigado ante el juez y aseguró que lo único que hizo fue colgar en un foro una captura de pantalla que había hecho de otra página web. Argumentó que esos datos eran de "libre acceso" en redes sociales y que incluso se habían emitido en un programa de televisión. En su opinión, lo único que él hizo fue publicarlos en un foro donde aún no se habían difundido. Por eso decidió, cuando los colgó allí decidió añadir un comentario de su cosecha: "Faltan cojones, mariconazos".