+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
 
   
 
 

CORRIENTE AL ALZA

La música electrónica se filtra en las series

 

Ben Frost. -

JUAN MANUEL FREIRE
22/06/2019

La sugerencia de 'Omitir introducción' alcanza tonos de herejía en el caso de 'Dark', cuyos créditos iniciales son una sucesión de imágenes fascinantes (cuerpos, formas, paisajes doblándose sobre sí mismos) al son de la hiperbalada 'Goodbye' de Apparat con Soap&Skin.

No es el único acierto sonoro de la serie. La música compuesta por Ben Frost (ya autor del 'score' de 'Fortitude') es un ingrediente esencial de la pócima hipnotizadora de 'Dark'. Son esos grandes pasajes de 'dark ambient'. Esas oleadas de cuerdas hirientes a cargo de la Sinfonietta Cracovia. Esa canción de cuna pesadillesca, la que suena en el búnker donde los niños son sometidos a un prototipo de máquina del tiempo. Misteriosamente, el excelso trabajo de Frost todavía no se puede localizar en formato físico ni en las plataformas digitales; lo único disponible 'oficialmente' es una suite de seis minutos colgada por el artista en YouTube.

En la última década, desde el impacto de la música de Reznor & Ross para 'La red social', no han sido pocos los artistas de la órbita electrónica / experimental que han encontrado una segunda fuente de ingresos (e incluso una vocación soterrada) en la composición para cine y series. En este último apartado, destacan las aportaciones de Kyle Dixon y Michael Stein (dos cuartas partes del grupo synth SURVIV E) a 'Stranger things'; Geoff Barrow (de Portishead) y Ben Salisbury a 'Black mirror' o 'Hanna'; Johnny Jewel (Chromatics, etcétera) a la resucitada 'Twin Peaks', o, más recientemente, la violinista Hildur Guðnadóttir (colaboradora del añorado Jóhann Jóhannsson) a 'Chernobyl'.

Incluso producciones sin claras ansias de innovación pueden tirar, ahora mismo, de música más o menos atípica. Es el caso del drama 'teen' 'The society', musicado no por un artesano cualquiera, sino por Daniel Hart, antiguo miembro de la banda de St. Vincent y exquisito compositor de 'A ghost story'.

 
 
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla