+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

claves

1 Vaso comunicante con el Pignatelli 2 Carta de Madrid, ni está ni se le espera 3La presión procede de las entidades

 

26/01/2019

Es tradición en los últimos 16 años que el último ejercicio de cada mandato sea un vía crucis para el Gobierno de izquierdas que dirige la ciudad. Porque votar ‘no’ significa echarse encima a las entidades que dependen de las subvenciones y convenios. Y penaliza siempre más a quien debe apoyar las cuentas que a quien busca votos en la oposición.

El PSOE se aferra a que el Ministerio de Hacienda, que fue quien impuso a Zaragoza la prohibición de captar más deuda a largo plazo, debe comunicar, antes de negociar el presupuesto, que ese veto ya no existe. Si como dice ZeC se aclaró cómo computa la deuda del tranvía y no se supera el 110%, que lo diga. Pero esa carta ni está ni se le ha pedido.

Algunos grupos dan por sentado que toda posibilidad de acuerdo presupuestario se rompió cuando Podemos decidió no negociar las cuentas de Aragón con el Gobierno de Javier Lambán. Ni hay diálogo en el Pignatelli ni en la plaza del Pilar. La diferencia es que en la ciudad sí hay un borrador que poder debatir, que el día 31 se aprobará sin pactar y que da tiempo.

   
Escribe tu comentario

Para escribir un comentario necesitas estar registrado.
Accede con tu cuenta o regístrate.

Recordarme

Si no tienes cuenta de Usuario registrado como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla