+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

INFORME.

Cara y cruz de una obra clave

La conexión por autovía de Huesca, Zaragoza, Teruel y Valencia debería suponer, tras casi dos décadas de espera, un importante salto cualitativo en seguridad, fluidez del tráfico y oportunidades de negocio.

 

D. L. G.D. L. G. 17/02/2008

Casi dos décadas después de que se empezara a hablar de la autovía Sagunto-Somport --o A-23 o Mudéjar--, el impacto socioeconómico que deberá aportar a Aragón tendría que verse con más fuerza. La conexión de las tres capitales de la comunidad con el Levante español íntegramente por una vía de alta capacidad, debería abrir nuevas líneas de negocio para la logística o el turismo, y cerrar lastres del pasado como la mala comunicación o la alta siniestralidad de una carretera maldita. Pero la dilación de las obras hace plantear nuevas dudas: ¿es urgente crear el quinto anillo viario de Zaragoza?

Noticias relacionadas