+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EL EQUIPO LO INTEGRARAN ONCE MIEMBROS, PUES AUNQUE SE CREAN DOS NUEVAS AREAS, OTRAS DOS SE FUSIONAN

El futuro Gobierno aragonés tendrá otra consejería y dos nuevas mujeres

  •  Ana de Salas se ocupará de Bienestar Social y Maite Verde, de Ciencia
  •  

    R. LOZANOR. LOZANO 05/07/2003

    El próximo Gobierno aragonés tendrá un departamento más que el actual (Ciencia y Tecnología), incorporará dos nuevas consejeras, reagrupará Educación y Cultura y escindirá Salud y Bienestar Social. Además, convertirá Economía en una macroconsejería y dividirá en dos Presidencia y Relaciones Institucionales a principios del 2004, cuando se reciba el traspaso de Justicia. ¿Caras nuevas? Excepto las dos mujeres --una de ellas ya es directora general-- el único cambio será la marcha de Javier Callizo, del PAR.

    Los socios, PSOE y PAR, ya tienen prácticamente ultimado el núcleo central de un Gobierno que volverá a estar presidido por el socialista Marcelino Iglesias (que incorporará a su gabinete Cooperación al Desarrollo) y en el que el aragonesista José Angel Biel será de nuevo vicepresidente, consejero de Presidencia y Relaciones Institucionales (PRI) y portavoz. Los socialistas tendrán seis áreas (una más que ahora) y los aragonesistas seguirán con tres.

    Según ha podido saber este diario, los consejeros actuales seguirán en sus puestos. Habrá dos incorporaciones: la aragonesista Ana de Salas, directora del Instituto Aragonés de la Mujer, que será consejera de Servicios Sociales y Familia, y Maite Verde, decana de la Facultad de Veterinaria, que dirigirá para el PSOE la única consejería de nueva creación, Ciencia, Tecnología y Universidad.

    Los socialistas Eduardo Bandrés, Javier Velasco, Gonzalo Arguilé, Alberto Larraz y Eva Almunia seguirán al frente --respectivamente-- de Economía, Obras Públicas, Agricultura, Salud y Educación. Y los aragonesistas Afredo Boné y Arturo Aliaga --como independiente--, de Medio Ambiente y de Industria.

    LOS CAMBIOS Aunque a simple vista las modificaciones parecen escasas, el reparto de poder ha variado tras unas elecciones en las que el PSOE creció y el PAR perdió peso.

    De esta forma, Bandrés tendrá una macroconsejería en la que a las áreas y funciones actuales se sumarán otras de nueva creación o sacadas de otros departamentos.

    A partir del año próximo, cuando se reciban del Gobierno central las competencias en materia de Administración de Justicia, la consejería de Biel se escindirá en dos: Política Territorial (gestión comarcal) e Interior (emergencias 112 y Protección Civil) seguirán en manos del vicepresidente, mientras que Administraciones Públicas (organización y servicios, servicios jurídicos y telemática) y Justicia pasarán al PSOE.

    Larraz perderá las competencias en bienestar social y las de Cooperación al Desarrollo e Inmigración, pero mantendrá Salud y Consumo. De esta división surgirá la nueva consejería de Servicios Sociales y Familia, que podría ser mixta, porque la gestionaría la aragonesista Ana de Salas, pero podría contar con socialistas en alguna dirección general.

    Los departamentos de Educación y Cultura se fusionarán en una consejería que se ocupará de Deporte. Esta unión es la causa de que pese a que hay dos áreas nuevas (Bienestar Social y Ciencia) el Ejecutivo pase de diez a once miembros y no a doce.

    Arguilé, Velasco y Aliaga mantendrán sus carteras con pocos cambios, lo mismo que Boné, cuyo departamento creará la anunciada empresa mixta de gestión de residuos.

    El área de Maite Verde asumirá universidad y proyectos investigadores y de la sociedad de la información. También podría encargarse de organismos como el ITA (Instituto Tecnológico de Aragón), Walqa, el parque tecnológico de Huesca, o el CITA (Centro de Investigación en Tecnología Agroalimentaria).