+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CRIMEN EN EL BARRIO OLIVER

Un jubilado mata a cuchilladas a su mujer y se entrega a la Policía

  •  El asesinato se cometió mientras la víctima dormía y ningún vecino oyó gritos ni ruidos


  •  Al parri
  •  

    Miembros de la Sangre de Cristo trasladan el cadáver de la víctima para llevarlo al Instituto de Me - Foto:ROGELIO ALLEPUZ

    J. M. PEREZ BERNADJ. M. PEREZ BERNAD 05/07/2005

    Un jubilado de 67 años asesinó a su mujer mientras dormía en la madrugada de ayer y se entregó posteriormente a la Policía. Los hechos ocurrieron en la vivienda del matrimonio, en el zaragozano barrio de Oliver, y el cadáver de la víctima, que presentaba numerosas cuchilladas, fue encontrado en el dormitorio de la pareja.

    El parricida, Ceferino Andrés Iso García, se presentó a las 8.45 horas en el cuartel de la Policía de Barrio y confesó el crimen. Había empleado un cuchillo de grandes dimensiones para matar a María del Carmen Lozano, de 66 años, por motivos que aún no han trascendido.

    Efectivos del Grupo de Delitos Violentos de la Policía se hicieron cargo de las investigaciones y el homicida fue trasladado a dependencias de la Jefatura Superior, a la espera de ser puesto a disposición judicial. El cadáver de la víctima fue trasladado por miembros de la Hermandad de la Sangre de Cristo al Instituto de Medicina Legal para la práctica de la autopsia, que determinará la hora de la muerte.

    El matrimonio, que vivía desde hace 36 años en un inmueble de la calle de La Victoria, tiene dos hijas y dos hijos, ambos agentes de la Policía Local. Al homicida no le constaban antecedentes por malos tratos ni por otros delitos, y los vecinos y allegados no conocían que hubiera problemas en la pareja.

    El homicida confeso se había jubilado hace dos años en la empresa Hispano Carrocera, en la que había trabajado gran parte de su vida desde que la firma pertenecía a la multinacional holandesa Van Hool. Según fuentes vecinales, desde hace algún tiempo era tratado por depresiones surgidas a raíz de un problema familiar.

    CONMOCION Los hechos provocaron una fuerte conmoción en el vecindario, que no consideraba a Ceferino "capaz de cometer ninguna maldad". Según estas fuentes, "es un hombre de misa diaria, al que le gustaba muchas tardes bajar paseando hasta la basílica del Pilar. Era muy cariñoso con su mujer y le ayudaba en la tareas de casa, él realizaba la compra mientras ella se iba a cuidar a sus nietos, que viven en el Actur".

    Los residentes más próximos a la vivienda en que ocurrieron los hechos, en la segunda planta del número 8, explicaron a este periódico que no habían oído gritos ni ruidos esa noche, lo que avala la hipótesis policial de que la mujer fue asesinada mientras dormía.

    Fuentes próximas a la investigación señalaron que el parricida utilizó un cuchillo de grandes dimensiones, tipo machete, para cometer el crimen, aunque no se aventuraron a cuantificar el número de puñaladas que presentaba el cadáver, otro dato que tendrá que determinar la autopsia.

    Se trata de la tercera víctima mortal por violencia de género que se registra en Aragón desde que comenzó el año y, como en las dos ocasiones anteriores, la fallecida supera la edad de jubilación.

    El crimen provocó ayer diversas reacciones de condena entre los representantes institucionales y el Ayuntamiento de Zaragoza ha convocado para las 12.00 horas de hoy una concentración silenciosa ante la sede consistorial para manifestar la repulsa por esta nueva víctima de la violencia doméstica.

    El delegado del Gobierno en Aragón, Javier Fernández, señaló por su parte que las estadísticas de violencia de género en Aragón comenzaron "bien" este año, pero en los últimos meses han aumentado las denuncias, que ya superan a las del año pasado por estas fechas.