+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El ‘método Tavares’

 

Jaime Armengol Jaime Armengol
26/01/2018

E n qué estaría pensando el jefe omnímodo de PSA, Carlos Tavares, cuando en mayo del año pasado dijo tras visitar la planta de Figueruelas y entrevistarse con el presidente Rajoy estar «satisfecho con la relación de confianza mutua y colaboración» de su empresa con el Gobierno y con las autonomías en las que tiene fábricas. En medio año, consumada la integración de Opel en el gigante francés, el panorama ha cambiado radicalmente. Al ceder GM el testigo a PSA se dio por sentado que la nueva generación del Corsa se montaría en Figueruelas, pero hoy las palabras de Tavares suenan lejanas e inverosímiles. ¿Qué ha ocurrido para que PSA endurezca así su posición? La nueva propiedad no solo ha congelado los planes de la anterior, sino que para recuperarlos impone unas condiciones laborales leoninas que han soliviantado al comité y a la plantilla, que ayer mostró unidad y convencimiento frente a los recortes. Lejos de explotar esa «confianza mutua» con las administraciones, Tavares en vió ayer a su lugarteniente en Opel, el hierático ingeniero Ré- mi Girardon, a dejar claro en una reunión con la DGA que para que se sienten a hablar con los trabajadores deben asumir sacrificios. Mientras, el director general de Opel España, Antonio Cobo, y su equipo parecen relegados a un papel de meros empleados-transmisores de información del con sejo de administración de París. Es lo que hay: el valido de Tavares fue tan claro que puede darse por bueno que el presidente Lambán y la consejera Gastón lograran al menos que se reanuden las negociaciones durante cuatro días.

¿Qué cabe hacer más allá de las mutilaciones que esté dispuesta a asumir una plantilla cuyos salarios y derechos ya han pasado por el cedazo en los últimos años? El papel de un Ejecutivo regional no es mediar laboralmente, salvo que el desencuentro llegue a los servicios de arbitraje, que todo es posible, pero sí invocar esa colaboración y esa empatía a las que se aludió Tavares en su entrevista con Rajoy. Y qué decir del Gobierno de España: ¿hay alguien en su ministerio, señor Nadal?

Vigo, la otra gran planta de PSA en España, ya pasó por la podadera del CEO portugués en 2014. Desde entonces monta más coches que nunca con el menor coste laboral de siempre. Este doctor de la industria automovílistica no parece tener otro método. Nubarrones rugientes cubren Figueruelas. Hay que llamar a la puerta de PSA e invocar la capacidad industrial de Aragón, su seguridad, su atractivo logístico o la internacionalización de su economía. El tiempo vuela, mientras Tavares afila su herramienta y una comunidad hiperdependiente del automóvil se sobrecoge. Cuatro días pueden cambiar el futuro de Aragón. ¡Que nadie se quede parado!

   
3 Comentarios
03

Por arturo lopez royo 18:56 - 26.01.2018

totalmente de acuerdo con tu exposición dura pero clara y realista es lo que hay

02

Por Ordesa45 10:59 - 26.01.2018

¿Sacrificios también para los directivos de los cuales la máxima aptitud que se les conoce es la de atornillar a currantes?. Si el capitalismo salvaje liberal las únicas respuestas que tiene es bajar sueldos y que los obreros trabajen mas horas estarán socavando el estado de bienestar y agujerando la tumba del sistema capitalista. El modelo chino no sirve para Europa. Hay que conseguir que los trabajadores chinos mejoren en sus condiciones laborales no que los europeos trabajen como "chinos".

01

Por DanielG 9:25 - 26.01.2018

Cierto Armengol, mejor expresada la actual situación de la mayor y mas rentable empresas del hasta ahora grupo GM imposible.