+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

DATOS DE LA ENCUESTA DE POBLACIÓN ACTIVA.

El paro noquea a Aragón

La comunidad cerró 2010 con 103.300 desempleados la cifra más alta de la historia, según datos de la EPA.28.700 hogares tienen a todos sus miembros sin trabajo y 20.200 personas se quedaron sin prestació

 

RICARDO BARCELÓRICARDO BARCELÓ 29/01/2011

Aragón salió del 2010 en estado de shock. El paro --el indicador que mejor refleja la marcha de la economía-- se ha desbocado en la comunidad hasta alcanzar las 103.300 personas y una tasa de desempleo del 16,06%. Son, sin duda, cifras insólitas que dibujan una larga travesía por el desierto de la crisis económica.

Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), dejan a Aragón en una situación de KO y sin perspectivas de una rápida recuperación, aunque la situación en España también asusta: el 2010 terminó con 370.100 parados más y la tasa de desempleo en el 20,33%.

DRAMA SOCIAL Desde la óptica autonómica, todos los datos son desalentadores, pero quizá los más difíciles de digerir son los que encierran un drama social. A día de hoy unos 28.700 hogares aragoneses tienen a todos sus miembros en el paro, es decir, casi el doble de los que había a finales del 2008 (14.600).

También se duplica el número de personas que llevan más de dos años en el desempleo. Así, si en el 2008 ascendía a 9.100, hoy existen en Aragón 20.200 que ya han agotado la prestación por desempleo.

El shock también llega a los jóvenes aragoneses, cuya tasa de paro es del 33,66% entre los menores de 25 años, aunque hace dos años era tan solo del 16,1%, es decir, la mitad.

En solo dos años, Aragón se ha visto arrasada por el desempleo como nunca antes. En el 2008 el número de parados en la comunidad era de 63.600 y la tasa de paro era del 9,57%. Hoy hay 40.000 desocupados más. Una parte de ellos (16.400) son del 2010, un año en el que Aragón fue la tercera comunidad con mayor incremento. Además, en el último ejercicio el número de activos (dispuestos a ponerse a trabajar) cayó en 10.300 personas y la ocupación lo hizo en 26.700. Es tan solo el trazo grueso de un escenario económico y social dramático.

No obstante, una de las provincias que presentan una situación más difícil es Teruel, que en el 2010 vio incrementar el desempleo en un 53,3%, una cifra que dista mucho de la media nacional del 8,55% o de los registros alcanzados en las provincias de Zaragoza (17,2%) o Huesca (10,9%).

UN PANORAMA DESOLADOR Ante esta situación, sindicatos, patronal y Cámaras de Comercio aragonesas reaccionaron ayer con gran preocupación. Para la Confederación de Empresarios de Aragón (CREA), la evolución del mercado laboral está "lejos de mostrar signos de recuperación" y pronostica un 2011 "muy difícil para el empleo".

Los sindicatos se pronuncian en esta misma dirección. Para UGT, el elevado crecimiento del desempleo en Aragón puede generar una situación de "paro estructural" en la comunidad "difícil de corregir". CCOO, en esta misma línea, manifiesta la necesidad de un "cambio de prioridades políticas". Asimismo, ambos sindicatos subrayan que los datos de desempleo de Aragón demuestran el "fracaso" de la reforma laboral en su objetivo de crear empleo, y la necesidad de cambiar el actual modelo económico "agotado e insostenible".

Las Cámaras ven el mercado laboral con "muchas dificultades". Mientras, desde el Gobierno de Aragón apuntan a través de un comunicado que el mercado laboral aragonés "parece romper la tendencia a la mejoría" que venía mostrando desde mediados del 2009.

UN 2011 EN NEGRO La coyuntura, por tanto, no es la más propicia para encarar un año marcado por el incremento de los impuestos (IVA, principalmente), la pérdida de poder adquisitivo por parte de los funcionarios públicos, la moderación salarial y un más que difícil acceso al crédito por parte de las pymes. Pero si algo puede marcar el devenir económico de la comunidad son los 103.300 parados que, a buen seguro, tendrán que restringir su consumo al ver caer sus ingresos.

A esta situación también habrá que añadir el frenazo que sufrirá la actividad autonómica y municipal, con motivo de la celebración de elecciones el próximo mes de mayo.