+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ENCLAVE ESTRATÉGICO

El Portillo representa una «oportunidad de oro»

Su entorno deberá incluir la única zona verde nueva posible y un intercambiador. Sacar a la estación de cercanías de su actual aislamiento, un objetivo «prioritario»

 

Los suelos del Portillo, con la estación de cercanías y sus parkings. - EL PERIÓDICO

D. L. G.
11/03/2019

El futuro de los suelos del Portillo representa, dentro del plan de barrio de Delicias, «una oportunidad de oro» para el futuro del distrito. Sus especiales características, estar encapsulado entre otros distritos y sin capacidad de expandirse hace que tener un nuevo parque de grandes dimensiones, por ejemplo, sea prácticamente imposible. Y este entorno de la antigua estación se convierte en su única posibilidad real. Así que esta remodelación es indispensable y se entiende que debe ser «un auténtico motor» de desarrollo para el distrito del futuro.

El plan diseñado entre la asociación de vecinos Manuel Viola y los técnicos del ayuntamiento incluye este entorno como un diamante en bruto que pulir para exprimir todas sus posibilidades. En este sentido, se considera «un objetivo prioritario» transformarlo en un epicentro de la intermodalidad, que permita acabar con «el actual aislamiento que vive la estación de cercanías» del Portillo con nuevos carriles bici en el entorno y, sobre todo, un intercambiador de gran tamaño, aprovechando incluso la fisonomía de la antigua estación para tener, a pocos minutos, la posibilidad de coger un tren, un bus urbano, uno del área metropolitana o de los que llegan hasta el centro de la ciudad y la bicicleta.

400 PISOS MÁS PROYECTADOS

Este concepto estaría aderezado por un macroespacio peatonal, con conexiones a algunos de los nuevos ejes semipeatonales que recoge el plan y en el que, no hay que olvidar, hay proyectadas unas 200 viviendas en los terrenos ferroviarios y otras tantas enfrente, donde antes estaba la factoría de Averly. Cerca de 400 hogares más que darán vida a una pastilla gigante de terreno en el que ya se encuentran el CaixaFórum y hay miles de metros cuadrados reservados para construir oficinas y usos terciarios junto a la avenida Anselmo Clavé. Nada que ver con el páramo actual, una cicatriz urbana que separa (un poco menos desde que llegó el Cercanías en el 2008) a la calle Escoriaza y Fabro del centro de Zaragoza.

La propia estación de Cercanías del Portillo dispone en el exterior de una plataforma para buses y taxis que, debido a su escaso uso, nunca ha sido utilizada. Sí que lo recoge el nuevo Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) que además se potenciaría con la conexión, a través de un nuevo vial, de la calle Vicente Berdusán con la de Escrivá de Balaguer, por el que hacer pasar autobuses urbanos que conecten con diferentes puntos de la capital. Y carriles bici, para mejorar la intermodalidad y dar un mejor servicio de transporte público a esta zona, ya que el diagnóstico que hace sobre ello el nuevo plan de Delicias es muy deficiente.

Otro de los proyectos que se recogen en esta hoja de ruta para el futuro es la «adaptación de la plaza de la Ciudadanía», ya que los técnicos consideran que «precisa de un reajuste entre los carriles bici y los trazados peatonales que actualmente se entrecruzan» y en la que la construcción de la línea 2 del tranvía ya conllevará una transformación más profunda. Además, se contempla una mejora en la conexión entre Parque Roma y el futuro parque del Portillo a través de un nuevo diseño para Escoriaza y Fabro.

La transformación de este vial contiguo sería uno de los retos más ambiciosos para el futuro porque permitiría abrir a la ciudadanía las zonas verdes de Parque Roma y haría más permeable el tránsito peatonal.