+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

«Que el Senado lo presida o no un catalán es irrelevante»

Junqueras y Romeva insisten desde prisión en el diálogo

 

Oriol Junqueras y Raül Romeva, durante la entrevista. - MIRIAM LÁZARO

XABI BARRENA
12/05/2019

Desde el Centro Penitenciario Madrid 5 (Soto del Real), Oriol Junqueras, diputado electo del Congreso y candidato de ERC a las elecciones europeas, y Raül Romeva, senador electo de los republicanos, han atendido a el periódico de Catalunya a través de una videoentrevista a distancia.

Tras mostrarse satisfecho por los resultados de las generales en Cataluña, a la pregunta de si le hubiera visitado en la cárcel Pedro Sánchez si ERC hubiera mantenido la aritmética parlamentaria, Oriol Junqueras contesta que «es irrelevante si se acercan a hablar conmigo o no. Lo importante es que escuchen la voluntad de los ciudadanos de Cataluña que se han expresado de una manera clara y reiterada». El político preso insiste en que «más allá de la aritmética, que nos ha sonreído ampliamente, es imprescindible que las Cortes y el Gobierno escuchen a la fuerza mayoritaria de Cataluña»

También ve poco relevante si hay no relator para iniciar el diálogo porque, asegura, «la clave está en la voluntad de hablar». «Lo que pedimos es ser escuchados y poder hablar de todo», contesta. Y Raül Romeva recuerda al respecto que «la represión no ha desincentivado, como algunos creían, el sentimiento republicano de una parte muy significativa de la población catalana».

Respecto a la relevancia que otorgan al hecho de que un catalán ocupe la presidencia del Senado, ambos coinciden en que «no significa nada de dónde venga cada uno, sino cómo encara el momento político actual». «Por ejemplo, Raül nació en Madrid, y yo, en Barcelona. Tenemos a un conseller y a una diputada de origen marroquí, a una exdiputada uruguaya y a un exsenador indio», argumenta Junqueras.

A la pregunta de si les decepcionaría que una sentencia condenatoria no generase un terremoto político en Cataluña, Junqueras contesta que «no hay ningún partido más perseguido, más represaliado en la historia de Cataluña que ERC», pero que nunca por ello renunciarán a sus objetivos. Mientras que Romeva se moja más y asegura que «una sentencia condenatoria sería una mala noticia para la justicia, para la democracia y para la Europa de los derechos y las libertades, y esto debería hacer reflexionar a todos los actores que de una forma u otra están implicados. Confiamos y esperamos que sea absolutoria y para eso trabajamos».

Junqueras recuerda que ambos han sido eurodiputados, y por ello, el líder republicano se dirige «a esta opinión pública europea y a sus instituciones», diciéndoles que si puedeo «recoger el acta en el Congreso quiere decir que también podré recoger el acta de diputado en el Parlamento Europeo», lo que «nos colocará en una situación en la cual también las instituciones europeas se tendrán que pronunciar sobre ese mecanismo de suspensión previa y cautelar que no se sostiene».

Por último, se les menciona a ambos que en las elecciones generales, ERC duplicó en votos y escaños a JxCat. Y se les pregunta si eso significa que se ha desplazado la hegemonía independentista hacia Esquerra. A lo que contesta Junqueras que eso significa que «tenemos una responsabilidad añadida a las que ya teníamos y que estaremos a la altura de esta responsabilidad, de esta confianza, que la sociedad catalana nos ha otorgado», «porque estamos convencidos de que mejor que nadie podemos representar los intereses de nuestro país».