+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

el efecto de la liberalización del 2012

Rebajas sin principio ni final

La campaña se ha desvirtuado en los últimos años y cada establecimiento empieza cuando le parece. El pequeño comercio aragonés pide delimitarlas para visibilizar las ofertas y no liar al consumidor

 

Varias clientas en el escaparate de una zapatería, el pasado viernes en Zaragoza. - JAIME GALINDO

Descuentos de hasta el 70% en una tienda de ropa. - JAIME GALINDO

R. LÓPEZ / J. M. BERENGUERAS
06/01/2019

Las rebajas ya no esperan ni a los Reyes Magos. Desde que el Gobierno las liberalizó en el 2012, la campaña de descuentos más importante del año no ha dejado de adelantarse tanto en España como en Aragón. Gran parte de los pequeños comercios y de las grandes cadenas de moda de Zaragoza ya colgaban esta última semana los carteles de rebajas en sus escaparates intentando atraer a los consumidores en los días previos a Reyes.

Tal y como reconocen desde el sector, la liberalización de las normas comerciales ha generado cierta confusión entre los ciudadanos, que en muchos casos ya no saben ni cuando empieza el periodo de rebajas. «El concepto se ha desvirtuado porque ya no hay una fecha clara de inicio ni de final y hay una sensación de rebajas permanentes», asegura el presidente de la Federación de Empresarios de Comercio y Servicios de Zaragoza y Provincia (Ecos), José Antonio Pueyo.

La citada desregulación permite a las tiendas hacer rebajas (más allá de los descuentos clásicos) en cualquier momento del año. Al principio, fueron solo algunas cadenas las que comenzaban las rebajas de invierno antes del 7 de enero, día clásico de inicio. Después, poco a poco se fueron sumando otras enseñas. Este principio de año, la opción masiva por parte de los operadores ha sido la de ofrecer rebajas o campañas de descuentos.

Un paseo por cualquier arteria comercial de España lo podía confirmar. En Zaragoza, por ejemplo, la gran mayoría de las grandes cadenas ya ofrecía rebajas esta semana e incluso la última de diciembre: H&M, Mango, Pimkie, Springfield, Cortefiel, United Colors of Benetton... Mientras, cadenas que no se habían sumado como El Corte Inglés o Uniqlo, tenían en marcha campañas de ofertas: la primera, con el nombre de Feliz 2019; la segunda, bajo el lema Precios reducidos. Mientras, las únicas firmas que han aguantado sin ofertas masivas (pero sí puntuales) son las del grupo Inditex: Zara, Pull & Bear, Massimo Dutti... Es previsible que inicien sus rebajas mañana, 7 de enero.

EN EL CORTE INGLÉS, MAÑANA

 Lo mismo harán todos los centros de El Corte Inglés de Aragón, que mañana abrirán sus puertas en el primer festivo de apertura comercial del año. Que el mayor grupo de distribución de España decidida esperar a la fecha oficial del periodo de rebajas contribuye en parte a esa confusión entre los consumidores, ya que sus campañas publicitarias son tan potentes que parece que sin ellos no han empezado las rebajas. «Nuestras expectativas son buenas y la Navidad también lo está siendo», subrayan fuentes de El Corte Inglés en Zaragoza, que puntualizan que en su tienda on line los grandes descuentos se adelantan al día de hoy.

Otra de las novedades esta campaña es que, a diferencia de años anteriores, muchos pequeños y medianos comerciantes han decidido en esta ocasión sumarse también a las ofertas antes de tiempo. No hacía falta más que darse una vuelta este semana por el centro de Zaragoza para observar que muchas de las tiendas ya colgaban sus carteles de rebajas. «La gran mayoría ya ha empezado», aseguraba el pasado viernes Pueyo, que apunta que algunos consumidores ya se han acostumbrado a esperar al estímulo de los descuentos para salir y gastar.

«El problema es que el consumidor tampoco es tonto. Si le llamas mucho la atención, acabará dándose cuenta de que no sale a cuenta. El modelo de siempre en rebajas se puede agotar: si todos los días son rebajas, ningún día lo son», advierte el profesor de Esade Pedro Rey.

Por ello, los pequeños comerciantes, como por ejemplo la asociación Ecos, abogan por volver a establecer dos periodos diferenciados en invierno y verano, algo que el actual Gobierno de Pedro Sánchez no descarta.

UN INCREMENTO DEL 3%

«Lo que está claro es que lo que nos gustaría es que hubiese un consenso para una fecha de inicio. Sería una forma de dar claridad al consumidor y aportar visibilidad a la campaña, porque cuando cada uno hace lo que quiere es complicado para los clientes y para las tiendas», destaca el presidente de Ecos. «No tiene sentido ni empezar cada uno por su lado, como tampoco lo tenía que las rebajas durasen dos meses. Las rebajas servían para liquidar el estoc, por eso creemos que no deberían durar más de dos o tres semanas», agrega.

El pequeño y mediano comercio, al menos, es optimista de cara a las ventas. La Confederación Española de Comercio (CEC) espera que las rebajas supongan un incremento de las ventas de hasta el 3% con respecto a hace un año. Esta previsión es similar a la que calcula la Asociación Empresarial del Comercio Textil, Complementos y Piel, que augura una subida de entre el 3% y el 4%. «Nosotros nos movemos en los mismos incrementos; el frío ha tardado en llegar y ha retrasado las ventas pero confiamos en que ahora se aceleren», subraya Pueyo, que apunta que esa demora de las bajas temperaturas provocará también que los descuentos sean mayores este año al haber un mayor estoc de prendas en las tiendas.

Que la campaña de las rebajas de invierno sea positiva es clave para el pequeño comercio, ya que, como recuerda Pueyo, supone el 20% de su facturación anual. Los centros comerciales de Zaragoza también manejan buenas expectativas. Grancasa, por ejemplo, prevé mejorar los buenos datos del año pasado.