La salud de nuestro periné nos ayuda a prevenir alteraciones de tipo urinario, ginecológico, obstétrico, digestivo y sexual.