El Museo Goya propone a sus visitantes un recorrido especialmente pensado para conocer sus obras maestras. Se han seleccionado 15 piezas de los artistas más destacados, como la “Virgen entronizada con el Niño” de Blasco de Grañén, el “Autorretrato” o “La Gloria” de Francisco de Goya y el “Espíritu Santo” de Francisco Bayeu, junto con otras obras claves actuales.

Asimismo, también se puede disfrutar de otra faceta del ilustre pintor aragonés, como su producción gráfica, la cual fue muy amplia y se plasmó esencialmente en varias series de grabados, como “Los caprichos”, “Los desastres de la guerra” o “La tauromaquia” entre otros.

Recientemente, el Museo Goya de Fundación Ibercaja ha incorporado a su exposición permanente dos obras inéditas de los hermanos Bayeu pertenecientes a una colección particular. Las pinturas representan los retratos de dos aristócratas de ascendencia aragonesa realizados en torno a 1770: Don Felipe de Palafox, conde consorte de Montijo, de Francisco Bayeu, y Doña Rafaela de Palafox, duquesa de Híjar, de Ramón Bayeu. Han sido estudiados en profundidad por el historiador Arturo Ansón, especialista en pintura del siglo XVIII. Sobresalen por su calidad artística y son ejemplo del clasicismo pictórico.

Formaron parte de la galería de retratos de los marqueses de Ariza y pasaron por herencia a los duques de Híjar y de Almazán, hasta llegar a formar parte de la colección del Museo Goya. Se exhiben en la Sala Goya, en el espacio dedicado a los Bayeu. Con estas incorporaciones, el Museo refuerza su vocación de ser foco de difusión y promoción de la pintura aragonesa.