Jorge Fin cita en el título de esta exposición que presenta en La Casa Amarilla, y en sus obras, a María Zambrano. Con la pensadora, el pintor desea ser partícipe de la revelación que procura la luz de lo opaco, como acierta a ver Massimo Cacciari, para quien esa luminosidad particular es solo de la sombra; una luz, por tanto, que nunca llega a des-velar el lugar de la sombra, que es el claro. «Y lo que apenas entrevisto o presentido va a esconderse sin que se sepa dónde, ni si alguna vez volverá; ese surco apenas abierto en el aire, ese temblor de algunas hojas…» (Claros del bosque).