Retratar consiste en representar a alguien. Sin embargo, hay muchas formas de hacerlo. En esta actividad te proponemos viajar medio siglo atrás, un momento que conocemos en blanco y negro por las fotografías que realizaron grandes fotógrafos como Cartier-Bresson. Nos retrataremos en blanco y negro, trabajando las expresiones del cuerpo y el rostro, así como el entorno y los objetos que lo definen, y pasaremos a formar parte de un pasado todavía no muy lejano. Y todo ello, ¡sin hacer ninguna foto!

Actividad recomendada para público familiar con niños y niñas a partir de 5 años.

Los niños y niñas tienen que ir siempre acompañados de un adulto que también tendrá que reservar una entrada para la actividad.