Han pasado ya cuatro años desde que la famosa sala conocida por los zaragozanos como 'Puto Paraíso' echó el candado. Ahora, este icónico espacio del Casco Histórico renace con una nueva identidad: 'Viva Boule', donde el ambiente festivo de 'Viva la Vida' se mezcla con los aperitivos clásicos de 'Boulevardier'.

"'Viva Boule' es el hilo conductor entre ambos mundos", explica su gerente, Juan Gabriel Leonardi. Pese a compartir techo con la sala de fiesta 'Viva la Vida', su oferta se dirige más a un "tardeo" con "un puntito canalla". A su ambiente relajado se suman platos que ya son "buque insignia" de 'Boulevardier': ceviches, tartares, embutidos, quesos... Todo platos fríos, ya que el establecimiento no cuenta con cocina. Se visualizan, además, como una "antesala" al ocio nocturno de la discoteca: "Queremos ser un hilo conductor, un nexo".

Buscan ser una solución, en cierta medida, a la "sobrecarga" que perciben en el Casco. ""Es imposible tomarse algo, está todo abarrotado", lamenta Leonardi. El gerente, que también es propietario de 'Boulevardier', percibe que el aforo limitado de los locales obliga a dejar a mucha gente fuera, lo que causa problemas. "Con las filas generamos disturbio en la vía pública, que el vecino se enfade y al final generar denuncia", cuenta Leonardi.

Así es Viva Boule, el nuevo 'pop-up' del restaurante Boulevardier. Miguel Ángel Gracia

'Viva Boule', en ese sentido, evita que aquellos que quieren entrar en la sala de fiestas tengan que ocupar la calle: "lo que queremos evitar son esas filas, esas esperas, y esos ruidos". Señala que se trata de una forma de mejorar la calidad de vida de los vecinos de la zona: "Las discotecas pueden estar insonorizadas, pero la calle no".

Asegura, además, que 'Viva Boule' responde también a una progresiva prefererencia de los zaragozanos por el tardeo. Explica así su horario, de miércoles a domingos de 12:00 a 00:00 horas: "Si te apetece tomarte algo tranquilo por la tarde estamos abiertos, y si quieres tomarte una copa por la noche después de cenar también lo estamos". "Es un recurso para la gente que busca un servicio un poquito más selecto o que quiere más tranquilidad, sin el jaleo de una discoteca, y poder tener esa antesala para tomarse algo tranquilos", señala.

Consideran que el cambio de horarios de ocio es "imparable" y que ya se ven indicios desde Madrid y Barcelona: "El tardeo no es algo pasajero, lleva tiempo instaurado en la ciudad".

Un proyecto nuevo

Pese a que se sitúan en el mismo espacio que ocupó la sala conocida como 'Puto Paraíso' en su día, Leonardi aclara que son "algo completamente diferente". Tanto sus empleados como la música y aperitivos que ofrece han cambiado.

En consecuencia, la estética de la sala se ha transformado visiblemente. 'Viva Boule' no comparte las paredes azules ni las esculturas de imitación clásica que aportaban esa imagen "paradisíaca" al recinto. En lugar de eso, 'Viva Boule' imita el estilo de 'Boulevardier', con colores cálidos y un estética minimalista: "No queremos perder nuestra esencia"

Leonardi cuenta que no quiere volver a lo que era 'Puto Paraíso' y que, de coger inspiración, 'Viva Boule' trataría de asemejarse más a lo que era el Prior en un inicio: un local de vermú y buen vino. ""Es un edificio histórico de la cuidad romana y se merece todos los respetos del mundo", remarca.

Por ahora, 'Viva Boule' se ha establecido de forma experimental como un 'pop-up' que durará hasta el final de la temporada de verano. Sin embargo, confían en poder establecerse de forma definitiva en un futuro cercano: "Creo que no seremos una moda pasajera sino que podemos ser un ejemplo".