Victoria Abril fue la protagonista de El Hormiguero este miércoles. La actriz acudió al programa presentado por Pablo Motos un día después de recoger el Premio Luis Buñuel del Festival Internacional de Cine de Huesca. Por ello, además de hablar de la versión de la tragicomedia Medusa que representará en el Festival de Teatro Clásico de Mérida, repasó su larga carrera como actriz en cine y teatro.

"Los 25 primeros años era cine y cine de autor. Sin un duro pero con mucho talento. A partir de la cuarentena el cine te abandona como el desodorante, pero el público me acompañó en el teatro, siguiéndome por todo el mundo. La cincuentena se la llevó la serie francesa. En la sesentena me puse a hacer teatro", recordó.

La también cantante siguió el mismo discurso que muchos de sus cotáneos al afirmar que el 90% de las películas de su trayectoria hoy no se podrían hacer. "En la actualidad no somos libres para pensar ni para hablar. Si hubiera nacido ahora, no había existido como actriz", apuntó.

También reconoció su preferencia por el teatro y se despachó contra un cine en el que cuesta encontrar producciones de autor y que "ha pasado a pertenecer a las plataformas" y a una Inteligencia Artificial que "de inteligencia no tiene nada" y que "no llegan al tobillo de directores y guionistas" con los que ha trabajado y a los que echa "mucho de menos".

En línea con ese desprecio a las nuevas formas de consumir productos audiovisuales, habló de cómo había mejorado su vida desde que había "dejado de ver la televisión" por prescripción facultativa tras la pandemia por "el miedo" que le metieron desde la televisión. Tampoco hay tiempo en su vida para las redes sociales "que enredan", algo que hace que no se entere de quiénes son sus enemigos, según aseguró.

Los recuerdos de Huesca

La actriz había prometido en un almuerzo en la capital oscense que llevaría hasta el plató de El Hormiguero uno de los postres por excelencia de la provincia de Huesca. Pablo Motos observó con sorpresa como Victoria Abril devoraba cacho a cacho una trenza de Almudévar de Tolosana que ella misma había llevó al programa.

Mientras tanto, la actriz declaró su gran amor hacia su novio y también hacia el jamón, cuya grasa utiliza como contorno de ojos. Además, confesó que le cuesta ver películas o series con sus hijos, quien la conocen en casa como 'Victoria Mérida', el verdadero nombre que recibió al nacer.

Victoria Abril no dudó también en llevar a El Hormiguero el Premio Luis Buñuel que recibió en Huesca pocas horas antes. Y es que el trofeo es una hormiga diseñada por Isidro Ferrer hace un par de años para actualizar el diseño del premio.

Te puede interesar:

Aunque durante la entrevista apenas se comentó la actualidad política, la invitada llevó un símbolo que hablaba por sí mismo en apoyo a Palestina: un lazo en su pelo con los colores de la bandera del país, al igual que hizo Cate Blanchett en la última edición del festival internacional de cine de Cannes, aunque en esa ocasión los colores iban en la cola de su vestido.