El restaurante más famoso de la televisión volvió a abrir sus puertas en busca de nuevos solteros a los que unir en el amor. En esta ocasión, Luis acudió al programa presentado por Carlos Sobera con un claro objetivo: encontrar a la mujer de su vida que le siga el ritmo. Para ello, el dating show le concertó una cita con Toñi.

La primera impresión de Luis no pudo ser más desacertada: "¡Madre mía! Qué me han traído. No puede andar", aseguró nada más verla. Lo cierto es que Toñi confesó sufrir fascitis plantar, provocando complicaciones a la hora de andar. Sin embargo, los problemas de la soltera fueron incrementándose conforme avanzaba la velada.

Luis quiso saber cómo había sido sus últimas relaciones preguntándola por su separación. "Llevo dos años y medio sin pareja. Sin pareja y sin hacer nada. Ni sexo, ni nada. Ahora estoy sin nada. Aparte, se me está retirando la regla y entonces se me seca. Tengo sequedad vaginal", afirmó Toñi a su cita.

Tras conocer todos los problemas de Toñi, el soltero volvió a criticar el estado de su compañera de velada: "Yo creo que es imposible de catalogar. Es que tiene tantas cosas defectuosas que es imposible de catalogar", lamentaba. La decisión final estuvo marcada por la negativa de Luis a tener un segundo encuentro, sin embargo, no descartó quedar como amigos.