El aragonés Pablo Abián se estrenó en los Juegos Olímpicos de Tokio con una victoria por 2-0 (21-7 y 21-11) sobre el estonio Raul Must en el torneo de bádminton.

Must, que había perdido ya con el otro integrante del grupo N, el chino Long Chen, no ofreció gran resistencia al de Calatayud en el Musashino Forest Plaza. Abián se jugará su pase a los octavos de final precisamente ante Chen Long, sexto cabeza de serie.

El zaragozano, número 51 del ránking mundial, fue siempre por delante en el marcador de los dos sets y se impuso con facilidad al número 92.

A sus 36 años, Abián se mantiene en lo más alto del bádminton nacional. Hace poco más de un mes logró su decimoquinto título de campeón de España en los últimos dieciséis años y ahora no falta a su tradicional cita olímpica.

Veterano

El aragonés es uno de los más veteranos de la delegación española con tres Juegos ya a sus espaldas. Fue trigésimo tercero en Pekín 2008, decimoséptimo en Londres 2012 y decimocuarto en Río 2016 y ahora asegura que van a intentar «que España esté lo más alto posible».

Pablo fue el primer español, en Londres 2012, en lograr una victoria olímpica en el cuadro masculino y ha llegado a Tokio como número uno del ránking español. Está dispuesto a disfrutar todo lo posible de su cuarta cita olímpica, aunque esta será diferente. «La ausencia de gente en las gradas hace que estos Juegos sean especiales, por la situación bajo la pandemia y porque han transcurrido cinco años desde los anteriores. Será muy raro sin público. Ya hemos estado en el pabellón, es espectacular, con un aforo de 7.000 personas, y hubiera sido muy bonito, pero ya llevamos un año compitiendo sin público y estamos acostumbrados», indicó el bilbilitano en las horas previas a su debut.