El ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, debería intervenir con más decisión en el conflicto que enfrenta a integradoras y criadores de pollo. La crisis en la que está sumido el sector acabará siendo negativa para todos.