La Comisión que investiga en las Cortes de Aragón el caso Euroresiduos ya no necesita más información para dictaminar sobre el polémico asunto, por lo que ha dado por terminadas las comparecencias. Ayer, los testimonios de responsables de las empresas Tecnocom y Sufi, propietarias hasta septiembre de Euroresiduos, no aportaron ningún dato relevante, ya que el contrato de compraventa, quizá el testimonio más revelador, no fue aportado pese a que figuraba como condición. Las dos empresas se desvinculan de la tramitación administrativa, por lo que no se esperan muchas sorpresas en las conclusiones.