La semana pasada, el personal de la Unidad de Quemados del Hospital Miguel Servet recibió el aviso de que les llegaba un hombre con quemaduras en el 50% del cuerpo y que era trasladado desde la autopista A-2 en el helicóptero del 112. A pesar de la saturación de la unidad, todos se prepararon para atender al herido que llegaba en estado muy grave. Pero cual fue la sorpresa cuando el accidentado llegó y... sólo tenía una ampolla en el hombro. El paciente era miembro de una banda de música cubana que toca en un hotel de Zaragoza.