Resulta escandaloso que el que fuera secretario general de Defensa con el ministro Trillo, Javier Jiménez Ugarte, tratara de implicar a los forenses turcos en la gran mentira oficial del Yak. Y aún se permitía dar lecciones.