Por una cuestión de forma, el alcalde de Calatayud, Fernando Martín, ha suspendido un festival que iban a protagonizar unos niños con disminución psíquica. Como es difícil explicar a los chicos esta bobada, el festival se celebrará en Ateca.