El dato de que más de un millón de viajeros utilizó el bus el primer fin de semana festivo pone una vez más de manifiesto que el zaragozano es esencialmente un ciudadano cívico y permeable a las recomendaciones oficiales cuando éstas son razonables. Con este nivel de conciencia colectiva y ante la que se viene encima con las obras de la Expo, los gobernantes deberían aplicarse y facilitar datos sobre cortes de tráfico e incidencias en el transporte público. Sin duda, se evitarían buena parte de los atascos y de los problemas de movilidad que se dan en la ciudad. La receta, en este caso, es muy sencilla: información y más información.