El consejero de Industria, Arturo Aliaga, no debería haber desaprovechado la ocasión de vender Aragón en el festival turístico que se ha celebrado en Londres. La promoción de la Expo está bien, pero Aragón es algo más que la ciudad de Zaragoza.