La sociedad de la Expo aprobará el lunes un concurso para adjudicar la explotación del transporte por el Ebro durante los próximos 25 años. El río será navegable en el tramo urbano y una de las condiciones indispensables es que las embarcaciones no lo dañen. Las energías alternativas serán pues el motor de este nuevo transporte si los concursantes logran vencer las dificultades que parece que existen. Paradójicamente, las dificultades pueden llegar a ser el principal activo de estas embarcaciones, ya que puede resultar muy atractivo y tranquilizador poder navegar por el Ebro sin necesidad de contaminar las aguas.